A A A A A

Pecados: [Maldiciendo]


Colosenses 3:8
pero ahora deben abandonar tales cosas, como el enojo, la ira, la maldad, el abuso, y el uso de obscenidades.

Colosenses 4:6
Tengan gracia al hablar. Asegúrense de hablar con buen gusto, y piensen en la mejor manera de responder a todos.

Efesios 4:29
No usen lenguaje sucio. Digan palabras que animen a las personas cuando sea necesario, de tal modo que sean palabras de ayuda para quienes los escuchan.

Efesios 5:4
Las conversaciones obscenas, las charlas necias, y los chistes con doble sentido son totalmente inapropiados. Por el contrario, deberían dar gracias a Dios.

Santiago 1:26
Si piensan que son piadosos, pero no controlan lo que dicen, se están engañando a ustedes mismos y su religión no tiene sentido.

Santiago 3:10
¡Emanan bendiciones y maldiciones de la misma boca! Amigos, ¡esto no debe ser así!

Santiago 3:5-12
[5] Del mismo modo, la lengua es una parte del cuerpo muy pequeña, ¡pero hace grandes alardes! ¡Piensen cuán grande incendio puede provocar una pequeña llama![6] Y la lengua es una llama. Es una espada del mal en medio de las partes del cuerpo. Puede estropearte por completo como persona, y puede derrumbar toda tu vida, pues la enciende el fuego de Gehena.[7] La gente puede dominar todo tipo de animales, ya sean aves, reptiles, y criaturas del mar,[8] pero nadie puede dominar la lengua. Porque es maligna, difícil de controlar, llena de veneno mortal.[9] La misma lengua que usamos para bendecir a nuestro Señor y Padre, la usamos para maldecir a otras personas que están hechas a imagen de Dios.[10] ¡Emanan bendiciones y maldiciones de la misma boca! Amigos, ¡esto no debe ser así![11] ¿Acaso puede brotar de la misma fuente agua dulce y amarga a la vez?[12] Amigos míos, así como una higuera no puede producir olivas, y una viña no puede producir higos, una fuente de agua salada no puede producir agua dulce y fresca.

Lucas 6:28
Bendigan a quienes los maldicen. Oren por quienes los maltratan.

Mateo 5:22
Pero yo les digo: cualquiera que está enojado con su hermano será condenado como culpable. Cualquiera que llama a su hermano “idiota” tiene que dar cuenta ante el concilio, y cualquiera que insulta a la gente, de seguro irá al fuego del juicio.”

1 Pedro 3:10
Recuerden: “Los que quieren amar sus vidas y ver días felices, deben abstenerse de hablar el mal, y no decir mentiras.

Mateo 15:11
No es lo que entra por la boca lo que los contamina, sino lo que sale de ella.”

Romanos 12:14
Bendigan a quienes los persiguen, bendíganlos y no los maldigan.

Mateo 15:10-11
[10] Entonces Jesús llamó a la multitud y les dijo: “Escuchen y entiendan esto:[11] No es lo que entra por la boca lo que los contamina, sino lo que sale de ella.”

Santiago 3:8-10
[8] pero nadie puede dominar la lengua. Porque es maligna, difícil de controlar, llena de veneno mortal.[9] La misma lengua que usamos para bendecir a nuestro Señor y Padre, la usamos para maldecir a otras personas que están hechas a imagen de Dios.[10] ¡Emanan bendiciones y maldiciones de la misma boca! Amigos, ¡esto no debe ser así!

Mateo 15:18-20
[18] Pero lo que sale de la boca viene de la mente, y eso es lo que los contamina.[19] Porque lo que sale de la mente son pensamientos malos, asesinatos, adulterio, inmoralidad sexual, hurto, falso testimonio, y blasfemia,[20] y esas son las cosas que los contaminan a ustedes. Comer sin lavarse las manos no los contamina.”

Spanish Bible VBL
Copyright © 2018 Jonathan Gallagher y Shelly Barrios de Avila