A A A A A

Buen Personaje: [Aceptación]


1 Corintios 5:11-13
[11] Lo que quise decir cuando les escribí es que no deben juntarse con cualquiera que se haga llamar cristiano y sea inmoral, codicioso, o idólatra; o que sea abusador, borrachón o engañador. ¡Ni siquiera se sienten a comer con alguien así![12] No estoy en autoridad de juzgar a los que están fuera de la iglesia. Pero, ¿no deberíamos juzgar a los que están dentro de ella?[13] Dios juzga a los que están fuera de la iglesia. “Expulsen al malvado de entre ustedes.”

1 Juan 1:9
Pero si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de todo lo malo que hay dentro de nosotros.

1 Pedro 3:8-9
[8] Finalmente, tengan todos un mismo propósito. Sean amables y amorosos unos con otros. Sean compasivos y humildes.[9] No paguen mal por mal, ni reclamen cuando otros sean abusivos, sino bendíganlos, porque a eso fueron llamados, para que puedan recibir bendiciones ustedes mismos también.

Juan 3:16
“Porque Dios amó al mundo, y lo hizo de esta manera: entregó a su único Hijo, a fin de que todos los que crean en él no mueran, sino que tengan vida eterna.

Romanos 2:11
Pues Dios no tiene favoritos.

Romanos 5:8
Pero Dios demuestra su amor en que Cristo murió por nosotros aunque todavía éramos pecadores.

Romanos 8:31
¿Cuál es, entonces, nuestra respuesta a todo esto? Si Dios está a nuestro favor, ¿quién puede estar en contra de nosotros?

Romanos 14:1-2
[1] Acepten a los que todavía están luchando por creer en Dios, y no tengan discusiones por causa de opiniones personales.[2] Es posible que una persona crea que puede comer de todo, mientras otra, con una fe más débil, solo come vegetales.

Hebreos 10:24-25
[24] Pensemos en cómo podemos animarnos unos a otros a amar y hacer el bien.[25] No deberíamos desistir en cuanto a reunirnos, como algunos lo han hecho. De hecho, deberíamos animarnos unos a otros, especialmente cuando vemos que el Fin se acerca.

Juan 6:35-37
[35] “Yo soy el pan de vida,” respondió Jesús. “Cualquiera que viene a mí nunca más tendrá hambre, y cualquiera que cree en mí nunca más tendrá sed.[36] Pero como ya les expliqué antes, ustedes me han visto, pero aún no creen en mí.[37] Todos los que el Padre me entrega, vendrán a mí, y yo no rechazaré a ninguno de ellos.

Colosenses 3:12-14
[12] Siendo que ustedes son el pueblo especial de Dios, santo y amado entrañablemente, tomen una naturaleza cordial que sea amable, humilde, mansa y paciente.[13] Sean pacientes unos con otros, perdonen a otros entre ustedes si hay algún agravio de uno contra otro. Así como el Señor los perdonó a ustedes, hagan lo mismo.[14] Sobre todas las cosas, ámense unos a otros, que es el vínculo perfecto que los unirá.

Mateo 5:38-42
[38] “Ustedes han escuchado que la ley dijo: ‘Ojo por ojo, diente por diente.’[39] Pero yo les digo, no pongan resistencia a alguien que es malvado. Si alguien te da una bofetada, pon la otra mejilla también.[40] Si alguien quiere demandarte en una corte y toma tu camisa, dale tu abrigo también.[41] Si alguien te pide que le acompañes una milla, acompáñale dos millas.[42] Da a quienes te pidan, y no rechaces a quienes vengan a pedirte algo prestado.

Mateo 25:34-40
[34] Entonces el rey dirá a los de su derecha: ‘vengan ustedes, benditos de mi Padre, hereden el reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo.[35] Porque tuve hambre y me dieron alimento para comer. Tuve sed, y me dieron de beber. Fui forastero y me hospedaron.[36] Estuve desnudo y me vistieron. Estuve enfermo y cuidaron de mí. Estuve en la cárcel y me visitaron.’[37] Entonces los de la derecha responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber?[38] ¿Cuándo te vimos como forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?[39] ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?’[40] El rey les dirá: ‘en verdad les digo que todo lo que hicieron por uno de estos de menor importancia, lo hicieron por mi.’

Romanos 15:1-7
[1] Los que de nosotros son espiritualmente fuertes deben apoyar a los que son espiritualmente débiles. No debemos simplemente complacernos a nosotros mismos.[2] Todos debemos animar a otros a hacer lo recto, edificándolos.[3] Así como Cristo no vivió para complacerse a sí mismo, sino que, como la Escritura dice de él: “Las ofensas de los que te insultaban han caído sobre mí.”[4] Estas Escrituras fueron escritas en el pasado para ayudarnos a entender, y para animarnos a fin de que pudiéramos esperar pacientemente en esperanza.[5] ¡Que Dios, quien nos da paciencia y ánimo, los ayude a estar en armonía unos con otros como seguidores de Jesucristo,[6] a fin de que puedan, con una sola mente y una sola voz, glorificar juntos a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo![7] Así que acéptense unos a otros, así como Cristo los aceptó a ustedes, y denle la gloria a Dios.

Romanos 14:10-19
[10] ¿Por qué, entonces, criticas a tu hermano creyente? Pues todos estaremos en pie delante del trono en el juicio de Dios.[11] Pues las Escrituras dicen: “‘Tan cierto como yo estoy vivo,’ dice el Señor, ‘toda rodilla se doblará delante de mí, y toda lengua declarará que yo soy Dios.’”[12] Así que cada uno de nosotros tendrá que rendir cuenta de sí mismo a Dios.[13] Por lo tanto, no nos juzguemos más unos a otros. Por el contrario, decidamos no poner obstáculos en el camino de nuestros hermanos creyentes, ni hacerlos caer.[14] Yo estoy seguro—persuadido por el Señor Jesús—que nada es, en sí mismo, ceremonialmente impuro. Pero si alguno considera que es impuro, para él es impuro.[15] Si tu hermano creyente se siente ofendido por ti, en términos de comidas, entonces ya tu conducta no es de amor. No destruyas a alguien por quien Cristo murió por la comida que eliges comer.[16] No permitas que las cosas buenas que haces sean malinterpretadas—[17] porque el reino de Dios no tiene que ver con la comida o la bebida, sino con vivir bien, tener paz y gozo en el Espíritu Santo.[18] Todo el que sirve a Cristo de este modo, agrada a Dios, y es apreciado por los demás.[19] Así que sigamos el camino de la paz, y busquemos formas de animarnos unos a otros.

Spanish Bible VBL
Copyright © 2018 Jonathan Gallagher y Shelly Barrios de Avila