A A A A A

Dios: [Bendición financiera]


2 Corintios 8:9
Porque ustedes conocen la gracia de nuestro Señor Jesucristo. Que aunque era rico, se volvió pobre por ustedes, a fin de que a través de su pobreza ustedes pudieran llegar a ser ricos.

3 Juan 1:2
Amigo mío, por encima de todas las cosas oro para que estés bien y tengas buena salud, pues sé que espiritualmente estás bien.

Gálatas 6:9
No nos cansemos nunca de hacer el bien, pues segaremos en el momento apropiado, si somos perseverantes.

Santiago 5:12
Por encima de todo, amigos, no juren. No juren por el cielo, ni por la tierra, ni hagan ningún otro tipo de juramento. Simplemente digan sí, o no, para que no caigan en condenación.

Juan 6:12
Cuando todos estuvieron saciados, dijo a sus discípulos: “Recojan lo que sobró para que nada se desperdicie.”

Lucas 6:38
den, y recibirán de vuelta con generosidad. ¡Cuando a ustedes les den, será apretado, para que haya lugar para más, y estará desbordándose y derramándose en sus regazos! Porque lo mucho que ustedes den, determinará lo mucho que recibirán.”

Lucas 12:34
Porque sus corazones estarán donde esté su tesoro.

Mateo 6:33
Busquen su reino en primer lugar, y su senda de justicia, y todo se les dará.

Mateo 23:23
¡Ustedes son guías ciegos que cuelan la bebida para no dejar pasar una mosca, pero se tragan un camello!

Mateo 25:21
Su amo le dijo: ‘has hecho bien, eres un siervo bueno y fiel. Has demostrado que eres fiel en cosas pequeñas, así que ahora te colocaré a cargo de muchas cosas. ¡Alégrate porque estoy muy complacido de ti!

Romanos 13:8
No le deban nada a nadie, excepto amor unos a otros, porque los que aman a su prójimo están cumpliendo la ley.

Marcos 11:22-23
[22] “Crean en Dios,” respondió Jesús.[23] “Créanme cuando les digo que si ustedes le dijeran a esta montaña: ‘Vete de aquí y lánzate al mar,’ y no dudan en sus corazones, sino que están convencidos de lo que están pidiendo, ¡entonces así pasará!

2 Corintios 9:6-8
[6] Quisiera recordarles esto: Si siembran poco, cosecharán poco; pero si siembran con abundancia, cosecharán abundancia.[7] Cada uno debe dar según lo que haya decidido dar, y no de mala gana o por obligación, porque Dios ama a los que dan con espíritu alegre.[8] Dios puede proveerles todo para que nunca les falte nada; con abundancia, para que ayuden a otros también.

Lucas 14:28-30
[28] Si planeas construir una torre, ¿no calcularás primero el costo, y verás si tienes suficiente dinero para completarla?[29] De lo contrario, podría suceder que después de poner los fundamentos de la torre, te des cuenta de que no podrás terminarla, y todos los que la vieran se burlarían de ti, diciendo:[30] ‘Míralo: comenzó a construir pero no pudo terminarla.’

Lucas 6:34-36
[34] Si ustedes prestan dinero para que se lo devuelvan, ¿Por qué merecerían crédito por ello? Los pecadores también prestan dinero a otros pecadores, esperando que les devuelvan lo que prestaron.[35] No. Amen a sus enemigos, háganles el bien, y presten sin esperar que les paguen. Entonces recibirán una gran recompensa, y ustedes serán los hijos del Altísimo, porque él es bueno con los ingratos y los malvados.[36] Sean compasivos, como su Padre lo es.

Santiago 5:1-3
[1] ¡Ustedes, ricos! Deberían llorar y lamentar todos los problemas que les vienen encima.[2] Toda su riqueza está podrida, y sus ropas han sido devoradas por polillas.[3] Su oro y su plata están corroídos, y la corrosión hablará en contra de ustedes, devorando sus carnes como fuego. Ustedes han amontonado riquezas en los últimos días.

Mateo 6:1-34
[1] “Asegúrense de que sus buenas obras no sean hechas delante de la gente, solo para que los vean. De lo contrario, no tendrán ninguna recompensa de su Padre que está en el cielo.[2] Cuando den a los pobres, no sean como los hipócritas que se jactan anunciando en las sinagogas y en las calles lo que hacen para que la gente los alabe. Yo les digo la verdad: ellos ya tienen su recompensa.[3] Cuando den a los pobres, que su mano izquierda no sepa lo que está haciendo su mano derecha.[4] De esta manera, lo que den será secreto, y su Padre que ve lo que ocurre en secreto, los recompensará.[5] “Cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta ponerse en pie y orar en las sinagogas y en las esquinas de las calles para que la gente los vea. Yo les prometo que ellos ya tienen su recompensa.[6] Pero ustedes, cuando oren, entren a su casa y cierren la puerta, y oren a su Padre en privado, y su Padre que ve lo que ocurre en privado, los recompensará.[7] Cuando oren, no usen palabrerías incoherentes como hacen los gentiles, que piensan que serán escuchados por todas las palabras que repiten.[8] No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan incluso antes de que ustedes se lo pidan.[9] Así que oren de esta manera:[10] “Nuestro Padre celestial, que tu nombre sean honrado. Venga tu reino. Que tu voluntad sea hecha en la tierra como se hace en el cielo.[11] Por favor, danos hoy el alimento que necesitamos.[12] Perdona nuestros pecados, así como nosotros hemos perdonado a quienes han pecado contra nosotros.[13] No dejes que seamos tentados a hacer el mal, y sálvanos del Maligno.[14] “Porque si perdonan a quienes pecan contra ustedes, su Padre celestial también los perdonará.[15] Pero si no perdonan a quienes pecan contra ustedes, entonces su Padre celestial no les perdonará sus pecados.[16] “Cuando ayunen, no sean como los hipócritas que ponen caras tristes y un semblante espantoso para que todos vean que están ayunando.[17] En lugar de eso, cuando ayunen, laven sus rostros y luzcan elegantes,[18] a fin de que las personas no vean que ustedes están ayunando, y su Padre que es invisible y que ve lo que ocurre en privado, los recompensará.[19] “No acumulen riquezas aquí en la tierra donde la polilla y el óxido las dañan, y donde los ladrones entran y las roban.[20] En lugar de ello, ustedes deben acumular sus riquezas en el cielo, donde la polilla y el óxido no las dañan, y donde los ladrones no entran ni las roban.[21] Porque donde acumulen su riqueza, allí es donde estará su corazón también.[22] “El ojo es como una lámpara que ilumina el cuerpo. De manera que si tu ojo es sano, entonces todo tu cuerpo tendrá luz.[23] Pero si tu ojo es perverso, entonces todo tu cuerpo estará en tinieblas. Si la luz dentro de ustedes está en tinieblas, ¡cuán oscuro es eso![24] Nadie puede servir a dos amos. Odiarán a uno y amarán al otro, o serán devotos a uno y despreciarán al otro. Ustedes no pueden servir a Dios y al dinero a la vez.[25] “Por eso les digo que no se preocupen por sus vidas. No se preocupen por lo que van a comer, o por lo que van a beber, o por la ropa con la que van a vestir. ¿Acaso no es la vida más importante que la comida, y el cuerpo más que la ropa?[26] Miren las aves—ellas no siembran ni cosechan, ni guardan alimento en los graneros, porque el Padre celestial las alimenta. ¿No son ustedes más que las aves?[27] ¿Quién de ustedes puede, por mucho que se afane, añadir un minuto a su vida?[28] ¿Y por qué se preocupan por la ropa? Miren las hermosas flores del campo. Miren cómo crecen: No trabajan ni hilan.[29] Pero les digo que ni siquiera Salomón en todo su esplendor se vistió como una de esas flores.[30] De modo que si Dios decora los campos así, la hierba que está hoy aquí y que mañana es lanzada al fuego, ¿no hará mucho más por ustedes que son personas que creen tan poco?[31] Así que no se preocupen diciendo ‘¿Qué comeremos?’ o ‘¿Qué beberemos?’ o ‘¿Qué vestiremos?’[32] Todas estas son las cosas que los paganos persiguen, pero el Padre celestial sabe todo lo que ustedes necesitan.[33] Busquen su reino en primer lugar, y su senda de justicia, y todo se les dará.[34] Así que no se preocupen por el día de mañana, porque el mañana puede preocuparse por sí mismo. Hay ya suficiente mal en cada día.

Spanish Bible VBL
Copyright © 2018 Jonathan Gallagher y Shelly Barrios de Avila