A A A A A

Dios: [Mandamientos]


Marcos 10:19
Ya conoces los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no engañarás, honra a tu padre y a tu madre…”

Lucas 18:20
Ya conoces los mandamientos: no cometas adulterio, no mates, no robes, no des falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre.”

Mateo 22:34-40
[34] Cuando los Fariseos oyeron que Jesús había dejado sin palabras a los Saduceos, se reunieron y fueron a hacerle más preguntas.[35] Uno de ellos, quien era un experto en la ley, le hizo una pregunta para probarlo:[36] “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la ley?”[37] Jesús les dijo: “‘Ama al Señor tu Dios en todo lo que piensas, en todo lo que sientes, y en todo lo que haces.’[38] Este es el mandamiento más importante, el primer mandamiento.[39] El segundo es similar: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo.’[40] Toda la ley bíblica y los escritos de los profetas dependen de estos dos mandamientos.”

Romanos 13:9
“No cometan adulterio, no maten, no roben, no deseen para ustedes las cosas con envidia”—los demás mandamientos están resumidos en esta declaración: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.”

Mateo 19:16-19
[16] Un hombre vino a Jesús y le dijo: “Maestro, ¿qué cosas buenas debo hacer para recibir vida eterna?”[17] “¿Por qué me preguntas a mi lo que es bueno?” respondió Jesús. “Solo hay uno que es bueno. Pero si quieres tener vida eterna, entonces guarda los mandamientos.”[18] “¿Cuáles?” preguntó el hombre. “No mates, no cometas adulterio, no robes, no des falso testimonio,[19] honra a tu padre y a tu madre, y ama a tu prójimo como a ti mismo,” respondió Jesús.

Mateo 22:36-40
[36] “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la ley?”[37] Jesús les dijo: “‘Ama al Señor tu Dios en todo lo que piensas, en todo lo que sientes, y en todo lo que haces.’[38] Este es el mandamiento más importante, el primer mandamiento.[39] El segundo es similar: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo.’[40] Toda la ley bíblica y los escritos de los profetas dependen de estos dos mandamientos.”

Mateo 10:17-22
[17] Cuídense de aquellos que los entregarán para ser juzgados en los concilios de las ciudades y que los azotarán en sus sinagogas.[18] Ustedes serán arrastrados ante gobernantes y reyes por mi causa, para dar testimonio a ellos y a los gentiles.[19] Pero cuando ellos los lleven a juicio, no se preocupen por la manera como deben hablar o por lo que deben decir, porque a ustedes se les dirá lo que deben decir en el momento correcto.[20] Porque no serán ustedes los que hablarán, sino el espíritu del Padre quien hablará por medio de ustedes.[21] El hermano entregará a su hermano y lo mandará a matar, y el padre hará lo mismo con su hijo. Los hijos se rebelarán contra sus padres, y los entregarán a la muerte.[22] Todo el mundo los odiará a ustedes porque ustedes me siguen a mi, pero todo aquél que persevere hasta el fin, será salvo.

Romanos 13:8-14
[8] No le deban nada a nadie, excepto amor unos a otros, porque los que aman a su prójimo están cumpliendo la ley.[9] “No cometan adulterio, no maten, no roben, no deseen para ustedes las cosas con envidia”—los demás mandamientos están resumidos en esta declaración: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.”[10] El amor no hace daño a nadie, y de esta manera el amor cumple la ley.[11] Ustedes deben hacer esto porque pueden darse cuenta de cuán urgente es este tiempo, que ha llegado la hora de que despierten de su sueño. Porque la salvación está más cerca de nosotros ahora que cuando por primera vez creímos en Dios.[12] ¡La noche casi termina, el día casi está aquí! Así que despojémonos de nuestras malas obras y vistámonos de la armadura de la luz.[13] Tengamos una conducta apropiada, demostrando que somos personas que vivimos en la luz. No debemos perder el tiempo yendo a fiestas y embriagándonos, o teniendo amoríos y actuando de manera inmoral, o metiéndonos en peleas y andar con celos.[14] Por el contrario, vístanse del Señor Jesucristo y olvídense de seguir sus deseos pecaminosos.

Marcos 12:28-34
[28] Uno de los maestros religiosos vino y los escuchó discutiendo. Este reconoció que Jesús les había dado una buena respuesta. Así que le preguntó: “¿Cuál es el mandamiento más importante de todos?”[29] Jesús respondió: “El primer mandamiento es: ‘Escucha, oh, Israel, el Señor nuestro Dios es uno.[30] Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu espíritu, con toda tu mente y con toda tu fuerza.’[31] El segundo es: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo.’ Ningún otro mandamiento es más importante que estos.”[32] “Eso es correcto, Maestro,” respondió el hombre. “Es cierto lo que dices, que Dios es uno y no hay otro.[33] Debemos amarlo con todo nuestro corazón, con todo nuestro entendimiento, y con toda nuestra fuerza, y debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Esto es mucho más importante que las ofrendas y los sacrificios.”[34] Jesús se dio cuenta de que el hombre había dado una respuesta pertinente, y dijo: “No estás lejos del reino de Dios.” Después de esto, nadie tuvo la valentía para hacerle más preguntas.

Juan 14:15
Si ustedes me aman, guardarán mis mandamientos.

Mateo 19:18
“¿Cuáles?” preguntó el hombre. “No mates, no cometas adulterio, no robes, no des falso testimonio,

Juan 15:10
Si ustedes hacen lo que yo digo, permanecerán en mi amor, así como yo hago lo que mi Padre dice y permanezco en su amor.

Mateo 5:17
“No piensen que vine a abolir la ley o los escritos de los profetas. No vine a abolirlos, sino a cumplirlos.

Juan 15:12-17
[12] “Este es mi mandato: ámense unos a otros como yo los he amado a ustedes.[13] No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.[14] Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les digo.[15] Yo no los llamaré más siervos, porque los siervos no son considerados como de confianza por su amo. Yo los llamo amigos, porque todo lo que mi Padre me dijo yo se los he dicho a ustedes.[16] Ustedes no me eligieron a mí, yo los elegí a ustedes. Yo les he dado a ustedes la responsabilidad de ir y producir fruto duradero. Entonces el Padre les dará todo lo que pidan en mi nombre.[17] Este es mi mandato para ustedes: ámense los unos a los otros.

Spanish Bible VBL
Copyright © 2018 Jonathan Gallagher y Shelly Barrios de Avila