A A A A A

Iglesia: [Persecución de la iglesia]


Hechos 8:1
Saulo estaba de acuerdo con que era necesario matar a Esteban. Ese mismo día se inició una terrible persecución contra la iglesia en Jerusalén, y todos, excepto los apóstoles, se dispersaron por toda Judea y Samaria.

Mateo 5:44
Pero yo les digo: amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen,

2 Timoteo 3:12
Sin duda, todos los que quieren vivir una vida de devoción a Dios en Cristo Jesús experimentarán persecución,

Juan 15:20
“Recuerden lo que les dije: los siervos no son más importantes que su amo. Si ellos me persiguen a mí, los perseguirán a ustedes también. Si hicieron lo que yo les dije, harán lo que ustedes les digan también.

Apocalipsis 2:10
No tengas miedo respecto a las cosas que vas a sufrir. Sí, el diablo llevará a muchos de ustedes a la cárcel, y sufrirán persecución durante diez días. Solo mantente fiel, incluso si esto implica la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

Romanos 8:35
¿Quién puede separarnos del amor de Cristo? ¿Acaso la opresión, la angustia, o la persecución? ¿O acaso el hambre, la pobreza, el peligro, o la violencia?

Mateo 5:11
Benditos ustedes cuando las personas los insulten y los persigan, y los acusen de todo tipo de males por mi causa.

Romanos 12:14
Bendigan a quienes los persiguen, bendíganlos y no los maldigan.

Juan 5:16
Pero Jesús les dijo: “Mi Padre aún trabaja, y yo también.”

Mateo 5:10-12
[10] Benditos aquellos que son perseguidos por lo que es justo, porque de ellos es el reino de los cielos.[11] Benditos ustedes cuando las personas los insulten y los persigan, y los acusen de todo tipo de males por mi causa.[12] Estén felices, muy felices, porque recibirán una gran recompensa en el cielo—pues ellos persiguieron de esa misma manera a los profetas que vinieron antes de ustedes.

2 Corintios 12:10
Por lo tanto valoro las debilidades, los insultos, los problemas, las persecuciones y las dificultades que sufro por causa de Cristo. ¡Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte!

Hechos 13:50
Pero los judíos incitaron a mujeres devotas e influyentes y también a líderes de la ciudad para perseguir a Pablo y a Bernabé, y los expulsaron de su territorio.

Hechos 7:52
¿Hubo acaso algún profeta que sus padres no persiguieran? Mataron a todos los que profetizaban sobre la venida de Aquél que es verdaderamente bueno y recto. Él es Aquél a quien ustedes traicionaron y asesinaron.

Marcos 4:17
Pero como no tienen raíces profundas, solo permanecen por un tiempo, hasta que llega la persecución, y pronto se apartan.

Gálatas 4:29
Sin embargo, así como el que nació por planes humanos persiguió al que nació por el Espíritu, del mismo modo ocurre hoy.

Marcos 10:30
recibirá como recompensa cien veces tantas casas y hermanos, hermanas e hijos y tierras, mas persecución. En el mundo por venir recibirán vida eterna.

Mateo 13:21
De esta manera permanecen por un tiempo, pero como no tienen raíces, cuando los problemas llegan, se apartan rápidamente.

Hechos 22:4
y perseguí a las personas de El Camino, mandándolos a matar y enviándolos a la cárcel, tanto a hombres como a mujeres.

Mateo 5:10
Benditos aquellos que son perseguidos por lo que es justo, porque de ellos es el reino de los cielos.

Gálatas 6:12
Esas personas que solo quieren dar una buena impresión los están obligando a circuncidarse para no ser perseguidos ellos por la cruz de Cristo.

Lucas 21:12
Pero antes de que todo esto suceda, ellos los tomarán a ustedes por la fuerza y los perseguirán. Los arrastrarán ante las sinagogas y los pondrá en prisión, los llevarán a juicio ante reyes y gobernantes por mi causa.

Marcos 10:29-30
[29] “Les digo la verdad,” respondió Jesús, “cualquiera que deje todo por mi causa, y por causa de la Buena Noticia, su casa o sus hermanos, sus hermanas o a su padre y su madre, sus hijos o sus tierras,[30] recibirá como recompensa cien veces tantas casas y hermanos, hermanas e hijos y tierras, mas persecución. En el mundo por venir recibirán vida eterna.

Romanos 8:35-37
[35] ¿Quién puede separarnos del amor de Cristo? ¿Acaso la opresión, la angustia, o la persecución? ¿O acaso el hambre, la pobreza, el peligro, o la violencia?[36] Tal como dice la Escritura: “Por tu causa estamos todo el tiempo en peligro de morir. Somos tratados como ovejas que serán llevadas al sacrificio.”[37] No. En todas las cosas que nos suceden somos más que vencedores por medio de Aquél que nos amó.

Hechos 11:19-21
[19] Sucedió que los que habían quedado esparcidos por causa de la persecución que ocurrió cuando Esteban fue asesinado, viajaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía. Y solo predicaban la buena noticia entre los judíos.[20] Pero cuando algunos de ellos que eran de Chipre y Cirene llegaron a Antioquía, comenzaron a predicar la buena noticia también a los griegos, hablándoles acerca del Señor Jesús.[21] Y el poder del Señor estaba con ellos y una gran cantidad de gente creyó en el Señor y se convirtió a él.

Hechos 9:4-5
[4] Entonces Saulo cayó al suelo, y escuchó una voz que decía: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”[5] “¿Quién eres, Señor?” preguntó Saulo. “Yo soy Jesús, al que persigues,” le respondió.

Gálatas 5:11
En cuanto a mí, hermanos y hermanas, si aún estamos en favor de la circuncisión, ¿por qué me siguen persiguiendo? Si eso fuera cierto, eliminaría el tema de la cruz, que tanto ofende a la gente.

Mateo 10:23
“Cuando ustedes sean perseguidos en una ciudad, huyan a otra. Les digo la verdad: no terminarán de ir a las ciudades de Israel antes de que venga el Hijo del hombre.

Mateo 5:12
Estén felices, muy felices, porque recibirán una gran recompensa en el cielo—pues ellos persiguieron de esa misma manera a los profetas que vinieron antes de ustedes.

1 Timoteo 1:13
Aunque yo solía insultar a Dios, y perseguía y abusaba de su pueblo, él me mostró misericordia por causa de mi ignorancia e incredulidad.

Mateo 5:11-12
[11] Benditos ustedes cuando las personas los insulten y los persigan, y los acusen de todo tipo de males por mi causa.[12] Estén felices, muy felices, porque recibirán una gran recompensa en el cielo—pues ellos persiguieron de esa misma manera a los profetas que vinieron antes de ustedes.

Lucas 11:49
“Por eso es que Dios en su sabiduría dijo: ‘Les enviaré profetas y apóstoles; a algunos los matarán, y a otros los perseguirán.’

1 Tesalonicenses 3:3-4
[3] para que ninguno de ustedes sufriera descontento por las dificultades, pues ustedes saben que hemos de esperar tales cosas.[4] Incluso mientras estuvimos con ustedes, siempre les advertíamos que pronto sufriríamos persecución y ustedes saben bien que eso es exactamente lo que ha sucedido.

Hebreos 11:36-38
[36] E incluso otros recibieron insultos y latigazos; y fueron encadenados y encarcelados.[37] Algunos fueron apedreados, tentados, muertos a espada. Algunos fueron vestidos con pieles de corderos y cabras: destituidos, oprimidos y maltratados.[38] Les digo que el mundo no era digno de tener a tales personas errantes en los desiertos y montañas, viviendo en cuevas y en huecos debajo de la tierra.

Juan 15:20-21
[20] “Recuerden lo que les dije: los siervos no son más importantes que su amo. Si ellos me persiguen a mí, los perseguirán a ustedes también. Si hicieron lo que yo les dije, harán lo que ustedes les digan también.[21] Pero todo lo que les hagan a ustedes será por mi causa, porque ellos no conocen a Aquél que me envió.

Mateo 10:21-23
[21] El hermano entregará a su hermano y lo mandará a matar, y el padre hará lo mismo con su hijo. Los hijos se rebelarán contra sus padres, y los entregarán a la muerte.[22] Todo el mundo los odiará a ustedes porque ustedes me siguen a mi, pero todo aquél que persevere hasta el fin, será salvo.[23] “Cuando ustedes sean perseguidos en una ciudad, huyan a otra. Les digo la verdad: no terminarán de ir a las ciudades de Israel antes de que venga el Hijo del hombre.

Mateo 24:8-10
[8] pero todas estas cosas son solo el principio de los dolores del parto.[9] “Entonces a ustedes los arrestarán, los perseguirán y los matarán. Todas las personas los odiarán por mi causa.[10] En ese tiempo muchos que eran creyentes dejarán de creer. Se entregarán unos a otros con traición y se odiarán unos a otros.

Lucas 21:12-19
[12] Pero antes de que todo esto suceda, ellos los tomarán a ustedes por la fuerza y los perseguirán. Los arrastrarán ante las sinagogas y los pondrá en prisión, los llevarán a juicio ante reyes y gobernantes por mi causa.[13] Pero esto resultará siendo una oportunidad para que ustedes hablen por mí delante ellos.[14] Así que decidan de antemano no preocuparse por cómo van a defenderse,[15] pues yo les daré palabras de sabiduría que sus enemigos no podrán rebatir o contradecir.[16] Ustedes serán entregados incluso por sus padres, hermanos, parientes y amigos, y ellos los matarán.[17] Todos los aborrecerán por mi causa.[18] Pero ni un solo cabello de sus cabezas se perderá.[19] Si permanecen firmes, ganarán sus vidas.

1 Corintios 4:8-13
[8] Piensan que tienen todo lo que necesitan. Piensan que son muy ricos. Ustedes creen que ya son reyes, y que no nos necesitan. Yo desearía que en realidad ustedes estuvieran gobernando como reyes, para que nosotros pudiéramos gobernar con ustedes.[9] A mi modo de ver, Dios nos ha puesto como apóstoles en primera fila, condenados a morir. Nos hemos convertido en espectáculo ante todo el universo, para los ángeles y los seres humanos.[10] Nosotros somos necios en Cristo, ¡pero ustedes son tan sabios en Cristo! ¡Nosotros somos los débiles, pero ustedes son tan fuertes! ¡Ustedes tienen la gloria, pero nosotros somos rechazados![11] Hasta el momento presente estamos hambrientos y sedientos. No tenemos ropa que ponernos. Somos maltratados y no tenemos donde ir.[12] Trabajamos duro con nuestras propias manos. Cuando la gente nos maldice, nosotros les bendecimos. Cuando nos persiguen, lo soportamos.[13] Cuando nos insultan, respondemos con bondad. Incluso ahora somos tratados como deshecho, como la peor basura que hay en todo el mundo.

Hebreos 10:32-34
[32] Pero traed a la memoria los días antiguos, en los cuales, habiendo sido iluminados, soportasteis una gran lucha de padecimientos.[33] En parte, ciertamente siendo expuestos a vergüenza pública con reproches y también aflicciones, y en parte siendo hechos compañeros de los que eran así tratados.[34] Porque compartisteis los padecimientos de los presos y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros mismos una mejor y perdurable herencia.

Hebreos 11:33-38
[33] quienes por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, cerraron bocas de leones,[34] extinguieron la violencia del fuego, escaparon al filo de espada, recibieron poder en su debilidad, se hicieron fuertes en la batalla, pusieron en fuga ejércitos extranjeros.[35] Mujeres hubo que recibieron por resurrección a sus muertos; otros fueron torturados al no aceptar liberación, para alcanzar otra resurrección mejor;[36] y otros sufrieron la prueba de escarnios públicos y azotes, además de cadenas y cárcel;[37] fueron apedreados, tentados, aserrados, murieron pasados a cuchillo; anduvieron errantes vestidos con pieles de ovejas, con pieles de cabras, indigentes, afligidos, maltratados;[38] ¡el mundo no era digno de ellos!, deambulando por desiertos y montes, en las cuevas y cavernas de la tierra.

Hechos 12:1-19
[1] Por ese entonces, el rey Herodes echó mano a algunos de los de la iglesia para maltratarlos;[2] y mató a espada a Jacobo, el hermano de Juan.[3] Viendo que esto agradaba a los judíos, procedió a prender también a Pedro (eran entonces los días de los ázimos).[4] Y después de arrestarlo, lo metió en la cárcel, entregándolo a cuatro pi-quetes de soldados para custodiarlo, y se proponía sacarlo ante el pueblo después de la Pascua.[5] Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel, pero la iglesia hacía ferviente oración a Dios por él.[6] Cuando Herodes lo iba a sacar, aquella noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, atado con dos cadenas; y unos centinelas delante de la puerta vigilaban la cárcel.[7] Y he aquí, una luz resplandeció en la celda y apareció un ángel del Señor, el cual, golpeando el costado de Pedro, lo despertó, diciendo: ¡Levántate pronto! Y las cadenas se le cayeron de las manos.[8] El ángel le dijo: Cíñete y átate las sandalias. Así lo hizo. Y le dice: Ponte el manto y sígueme.[9] Y saliendo, lo seguía; pero no entendía que lo que estaba sucediendo por medio del ángel era real, sino que suponía estar viendo una visión.[10] Y pasando la primera y segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que conduce a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y saliendo, caminaron a lo largo de una calle, y súbitamente el ángel se apartó de él.[11] Y Pedro, volviendo en sí, dijo: Ahora entiendo de verdad que el Señor envió su ángel, y me ha rescatado de la mano de Herodes, y de toda la expectación del pueblo de los judíos.[12] Y reflexionando en esto, fue a la casa de Miriam, la madre de Juan, el que se llamaba Marcos, donde muchos estaban reunidos orando.[13] Cuando llamó a la puerta del pórtico, salió a atender una criada de nombre Rode.[14] Y reconociendo la voz de Pedro, por causa del gozo no abrió el pórtico, sino que corrió adentro a informar que Pedro estaba delante del pórtico.[15] Ellos le dijeron: ¡Estás loca! Pero ella insistía en que era así. Entonces ellos decían: ¡Es su ángel![16] Pero Pedro continuaba llamando. Y cuando abrieron, lo vieron, y se asombraron.[17] Y haciéndoles con la mano señal de que callaran, relató cómo el Señor lo había sacado de la cárcel. Y dijo: Informad de esto a Jacobo y a los hermanos. Y saliendo, se fue a otro lugar.[18] Cuando fue de día hubo un alboroto no pequeño entre los soldados, pues preguntaban:¿Qué se hizo de Pedro?[19] Y Herodes, al buscarlo y no hallarlo, luego de procesar a los guardias, ordenó que fueran ejecutados. Y bajando de Judea a Cesarea, se quedó allí.

Hechos 9:1-14
[1] En ese tiempo, Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, se acercó al sumo sacerdote,[2] y le solicitó cartas para las sinagogas de Damasco, para que cuando hallara hombres o mujeres que eran de este Camino, pudiera traerlos atados a Jerusalem.[3] Pero yendo por el camino, sucedió que cuando se acercaba a Damasco, de repente resplandeció alrededor de él una luz del cielo,[4] y cayendo en la tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?[5] Contestó: ¿Quién eres, Señor? Y Él: Yo soy Jesús, a quien tú persigues.[6] Pero levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que tienes que hacer.[7] Y los varones que iban con él se habían parado estupefactos, oyendo a la verdad la voz, pero no viendo a nadie.[8] Entonces Saulo se levantó del suelo, y abriendo sus ojos, nada veía. Así que, llevándolo de la mano, lo introdujeron en Damasco.[9] Y estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.[10] Había entonces en Damasco cierto discípulo de nombre Ananías. El Señor le dijo en visión: Ananías; y él respondió: Heme aquí, Señor.[11] Y el Señor a él: Ananías, levántate, vé a la calle llamada Derecha, y busca en casa de Judas a uno de nombre Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora,[12] y ha visto a un varón de nombre Ananías que entra y le impone las manos para que recobre la vista.[13] Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalem.[14] Y aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para atar a todos los que invocan tu Nombre.

Gálatas 1:13
Yahudi dininde yaşıtım olan soydaşlarımın birçoğundan daha ilerideydim, atalarımın geleneklerini savunmakta çok daha gayretliydim.

Apocalipsis 2:8-10
[8] İzmirdeki kilisenin meleğine yaz. Ölmüş ve yaşama dönmüş, ilk ve son olan şöyle diyor:[9] Sıkıntılarını, yoksulluğunu biliyorum. Oysa zenginsin! Yahudi olduklarını söyleyen, ama Yahudi değil de Şeytanın havrası durumunda olanların iftiralarını biliyorum.[10] Çekmek üzere olduğun sıkıntılardan korkma! Bak, denenesiniz diye İblis içinizden bazılarını yakında zindana atacak. On gün sıkıntı çekeceksiniz. Ölüm pahasına da olsa sadık kal, sana yaşam tacını vereceğim.

Hechos 26:9-11
[9] Ve Yeruşalimde bunu yaptım. Başkâhinlerden aldığım yetkiyle kutsallardan birçoğunu hapse attırdım; ölüm cezasına çarptırıldıkları zaman oyumu onların aleyhinde kullandım.[10] Bütün havraları dolaşıp sık sık onları cezalandırır, inandıklarına küfretmeye zorlardım. Öylesine kudurmuştum ki, onlara zulmetmek için bulundukları yabancı kentlere bile giderdim.[11] Bir keresinde başkâhinlerden aldığım yetki ve görevle Şama doğru yola çıkmıştım.

1 Corintios 4:12
Kendi ellerimizle çalışıp emek veriyoruz. Bize sövenlere iyilik diliyoruz, zulmedilince sabrediyoruz.

Hechos 12:1
O sırada kral Hirodes, kiliseden bazı kişilere eziyet etmeye başladı.

Filipenses 3:6
Gayret derseniz, kiliseye zulmeden biriydim. Yasaya dayanan doğruluk derseniz, kusursuzdum.

Turkish Bible 1989
Modern Translation (1989) : Colloquial version