A A A A A

Pecados: [Maldiciendo]


Colosenses 3:8
Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

Colosenses 4:6
Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.

Efesios 4:29
Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

Efesios 5:4
ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias.

Éxodo 20:7
No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

Santiago 1:26
Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.

Santiago 3:10
De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

Santiago 3:5-12
[5] Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego![6] Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.[7] Porque toda naturaleza de bestias, y de aves, y de serpientes, y de seres del mar, se doma y ha sido domada por la naturaleza humana;[8] pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.[9] Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.[10] De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.[11] ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga?[12] Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce.

Levítico 20:9
Todo hombre que maldijere a su padre o a su madre, de cierto morirá; a su padre o a su madre maldijo; su sangre será sobre él.

Lucas 6:28
bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.

Mateo 5:22
Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.

1 Pedro 3:10
Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño;

Mateo 15:11
No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre.

Proverbios 18:21
La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos.

Salmos 109:17
Amó la maldición, y ésta le sobrevino; Y no quiso la bendición, y ella se alejó de él.

Romanos 12:14
Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis.

2 Reyes 2:23-24
[23] Después subió de allí a Bet-el; y subiendo por el camino, salieron unos muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡calvo, sube![24] Y mirando él atrás, los vio, y los maldijo en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos a cuarenta y dos muchachos.

Mateo 15:10-11
[10] Y llamando a sí a la multitud, les dijo: Oíd, y entended:[11] No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre.

Santiago 3:8-10
[8] pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.[9] Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.[10] De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

Mateo 15:18-20
[18] Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre.[19] Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.[20] Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre.

Spanish Bible RVR Revised 1960
Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988