A A A A A

Buen Personaje: [Responsabilidad]


Romanos 14:12
De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.

Romanos 1:20
Lo invisible de él, su eterno poder y su deidad, se hace claramente visible desde la creación del mundo y se puede discernir por medio de las cosas hechas. Por lo tanto, no tienen excusa,

Proverbios 27:17
El hierro con hierro se afila, y el hombre con el rostro de su amigo.

Santiago 5:16
Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.

Romanos 2:12
Todos los que sin la Ley han pecado, sin la Ley también perecerán; y todos los que bajo la Ley han pecado, por la Ley serán juzgados,

Lucas 12:47-48
[47] "Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su señor, no se preparó ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes.[48] Pero el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco, porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará, y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.

1 Tesalonicenses 5:11
Por lo cual, animaos unos a otros y edificaos unos a otros, así como lo estáis haciendo.

Santiago 4:17
El que sabe hacer lo bueno y no lo hace, comete pecado.

Romanos 4:15
La ley produce ira; pero donde no hay Ley, tampoco hay transgresión.

1 Timoteo 1:10
para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina,

Mateo 12:36
Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio,

Lucas 12:48
Pero el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco, porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará, y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.

Ezequiel 18:20
El alma que peque, esa morirá. El hijo no llevará el pecado del padre ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo recaerá sobre él y la impiedad del impío recaerá sobre él.

Efesios 5:21
Someteos unos a otros en el temor de Dios.

Hebreos 10:25
no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Ezequiel 33:8
Cuando yo diga al impío: ¡Impío, de cierto morirás!, si tú no hablas para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, pero yo demandaré su sangre de tu mano.

Mateo 12:36-37
[36] Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio,[37] pues por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado".

Gálatas 6:1-2
[1] Hermanos, si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.[2] Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

Hebreos 10:24
Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras,

Salmos 51:5
En maldad he sido formado y en pecado me concibió mi madre.

1 Juan 2:2
Él es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

2 Corintios 5:10
porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

2 Corintios 4:17-18
[17] pues esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;[18] no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven, pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Efesios 4:25
Por eso, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros.

Gálatas 6:2
Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

Hechos 14:17
si bien no se dejó a sí mismo sin testimonio, haciendo bien, dándonos lluvias del cielo y tiempos fructíferos, llenando de sustento y de alegría nuestros corazones.

2 Corintios 2:6
Le basta a tal persona esta reprensión hecha por muchos.

1 Samuel 16:7
Pero Jehová respondió a Samuel: —No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

1 Corintios 1:10
Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y un mismo parecer,

2 Reyes 12:4-5
[4] Joás dijo a los sacerdotes: "Todo el dinero consagrado que se acostumbra traer a la casa de Jehová, el dinero del rescate de cada persona, según está estipulado, y todo el dinero que cada uno de su propia voluntad trae a la casa de Jehová,[5] que lo reciban los sacerdotes, cada uno de manos de sus familiares, y con él reparen los portillos del templo dondequiera que se hallen grietas".

Salmos 82:1
Dios se levanta en la reunión de los dioses; en medio de los dioses juzga.

Salmos 82:6
Yo dije: "Vosotros sois dioses y todos vosotros hijos del Altísimo;

Job 1:6-12
[6] Un día acudieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, y entre ellos vino también Satanás.[7] Dijo Jehová a Satanás: —¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: —De rodear la tierra y andar por ella.[8] Jehová dijo a Satanás: —¿No te has fijado en mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?[9] Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: —¿Acaso teme Job a Dios de balde?[10] ¿No le has rodeado de tu protección, a él y a su casa y a todo lo que tiene? El trabajo de sus manos has bendecido, y por eso sus bienes han aumentado sobre la tierra.[11] Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que posee, y verás si no blasfema contra ti en tu propia presencia.[12] Dijo Jehová a Satanás: —Todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.

Job 2:1-7
[1] Otro día acudieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, y entre ellos vino también Satanás para presentarse delante de Jehová.[2] Dijo Jehová a Satanás: —¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: —De rodear la tierra y andar por ella.[3] Jehová dijo a Satanás: —¿No te has fijado en mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? ¡Todavía mantiene su integridad, a pesar de que tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa![4] Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: —Piel por piel, todo lo que el hombre tiene lo dará por su vida.[5] Pero extiende tu mano, toca su hueso y su carne, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.[6] Dijo Jehová a Satanás: —Él está en tus manos; pero guarda su vida.[7] Salió entonces Satanás de la presencia de Jehová e hirió a Job con una llaga maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza.

1 Crónicas 28:8
"Ahora, pues, delante de todo Israel, congregación de Jehová, y de nuestro Dios que nos escucha, guardad y observad todos los preceptos de Jehová, vuestro Dios, para que poseáis la buena tierra, y la dejéis en herencia a vuestros hijos después de vosotros perpetuamente.

Spanish Bible RVR 1995
Copyright © 1995 by United Bible Societies