A A A A A

Dios: [Ven tal como eres]


Mateo 11:27-30
[27] »Mi Padre me ha entregado todas las cosas. Nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo quiera revelarlo.[28] »Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.[29] Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.[30] Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana.»

Juan 6:63-65
[63] El Espíritu da vida; la carne no vale para nada. Las palabras que les he hablado son espíritu y son vida.[64] Sin embargo, hay algunos de ustedes que no creen. Es que Jesús conocía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién era el que iba a traicionarlo. Así que añadió:[65] —Por esto les dije que nadie puede venir a mí, a menos que se lo haya concedido el Padre.

Mateo 11:28
»Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.

Isaías 1:18
»Vengan, pongamos las cosas en claro —dice el SEÑOR—. ¿Son sus pecados como escarlata? ¡Quedarán blancos como la nieve! ¿Son rojos como la púrpura? ¡Quedarán como la lana!

Isaías 55:1-3
[1] »¡Vengan a las aguas todos los que tengan sed! ¡Vengan a comprar y a comer los que no tengan dinero! Vengan, compren vino y leche sin pago alguno.[2] ¿Por qué gastan dinero en lo que no es pan, y su salario en lo que no satisface? Escúchenme bien, y comerán lo que es bueno, y se deleitarán con manjares deliciosos.[3] Presten atención y vengan a mí, escúchenme y vivirán. Haré con ustedes un pacto eterno, conforme a mi constante amor por David.

Mateo 15:7-9
[7] ¡Hipócritas! Tenía razón Isaías cuando profetizó de ustedes:[8] »“Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí.[9] En vano me adoran; sus enseñanzas no son más que reglas humanas.”

Marcos 10:13-16
[13] Empezaron a llevarle niños a Jesús para que los tocara, pero los discípulos reprendían a quienes los llevaban.[14] Cuando Jesús se dio cuenta, se indignó y les dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos.[15] Les aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrará en él.»[16] Y después de abrazarlos, los bendecía poniendo las manos sobre ellos.

Santiago 4:6-8
[6] Pero él nos da mayor ayuda con su gracia. Por eso dice la Escritura: «Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes.»[7] Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes.[8] Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón!

2 Corintios 5:17
Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!

Juan 5:24
»Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.

Romanos 12:1-2
[1] Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.[2] No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

Hebreos 12:1
Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.

Levítico 25:44
»Asegúrate de que tus esclavos y esclavas provengan de las naciones vecinas; allí podrás comprarlos.

Salmos 32:8-10
[8] El SEÑOR dice: «Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti[9] No seas como el mulo o el caballo, que no tienen discernimiento, y cuyo brío hay que domar con brida y freno, para acercarlos a ti.»[10] Muchas son las calamidades de los malvados, pero el gran amor del SEÑOR envuelve a los que en él confían.

Isaías 29:13
El Señor dice: «Este pueblo me alaba con la boca y me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Su adoración no es más que un mandato enseñado por hombres.

Juan 5:40
Sin embargo, ustedes no quieren venir a mí para tener esa vida.

Juan 6:44-45
[44] Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.[45] En los profetas está escrito: “A todos los instruirá Dios.” En efecto, todo el que escucha al Padre y aprende de él, viene a mí.

Juan 7:37-39
[37] En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: —¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba![38] De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva.[39] Con esto se refería al Espíritu que habrían de recibir más tarde los que creyeran en él. Hasta ese momento el Espíritu no había sido dado, porque Jesús no había sido glorificado todavía.

Hebreos 4:14-16
[14] Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos.[15] Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado.[16] Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.

Apocalipsis 22:16-17
[16] »Yo, Jesús, he enviado a mi ángel para darles a ustedes testimonio de estas cosas que conciernen a las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, la brillante estrella de la mañana.»[17] El Espíritu y la novia dicen: «¡Ven!»; y el que escuche diga: «¡Ven!» El que tenga sed, venga; y el que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida.

Juan 6:37
Todos los que el Padre me da vendrán a mí; y al que a mí viene, no lo rechazo.

Apocalipsis 22:17
El Espíritu y la novia dicen: «¡Ven!»; y el que escuche diga: «¡Ven!» El que tenga sed, venga; y el que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida.

Isaías 13:6-8
[6] ¡Giman, que el día del SEÑOR está cerca! Llega de parte del Todopoderoso como una devastación.[7] Por eso todas las manos desfallecen, todo el mundo pierde el ánimo.[8] Quedan todos aterrados; dolores y angustias los atrapan: ¡se retuercen de dolor, como si estuvieran de parto! Espantados, se miran unos a otros; ¡tienen el rostro encendido!

Apocalipsis 12:9
Así fue expulsado el gran dragón, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña al mundo entero. Junto con sus ángeles, fue arrojado a la tierra.

Filipenses 1:6
Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús.

Apocalipsis 21:4
Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir.»

Hebreos 10:19-22
[19] Así que, hermanos, mediante la sangre de Jesús, tenemos plena libertad para entrar en el Lugar Santísimo,[20] por el camino nuevo y vivo que él nos ha abierto a través de la cortina, es decir, a través de su cuerpo;[21] y tenemos además un gran sacerdote al frente de la familia de Dios.[22] Acerquémonos, pues, a Dios con corazón sincero y con la plena seguridad que da la fe, interiormente purificados de una conciencia culpable y exteriormente lavados con agua pura.

Joel 2:32
Y todo el que invoque el nombre del SEÑOR escapará con vida, porque en el monte Sión y en Jerusalén habrá escapatoria, como lo ha dicho el SEÑOR. Y entre los sobrevivientes estarán los llamados del SEÑOR.

Salmos 104:9
Pusiste una frontera que ellas no pueden cruzar; ¡jamás volverán a cubrir la tierra!

Génesis 6:12
Al ver Dios tanta corrupción en la tierra, y tanta perversión en la gente,

Génesis 8:9
Pero la paloma no encontró un lugar donde posarse, y volvió al arca porque las aguas aún cubrían la tierra. Noé extendió la mano, tomó la paloma y la metió consigo en el arca.

Génesis 9:11
Éste es mi pacto con ustedes: Nunca más serán exterminados los seres humanos por un diluvio; nunca más habrá un diluvio que destruya la tierra.»

Génesis 7:20
El nivel del agua subió más de siete metros por encima de las montañas.

Génesis 8:5
y las aguas siguieron bajando hasta que el primer día del mes décimo pudieron verse las cimas de las montañas.

Proverbios 31:30
Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al SEÑOR es digna de alabanza.

Spanish Bible NVI
Copyright © 1999, 2015 by Biblica, Inc.® All rights reserved worldwide