A A A A A

Adicional: [Corazón roto]


1 Corintios 13:7
Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

1 Pedro 5:7
Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.

1 Samuel 16:7
Cuando llegaron, Samuel se fijó en Eliab y pensó: «Sin duda que éste es el ungido del SEÑOR.»

2 Corintios 5:7
Vivimos por fe, no por vista.

2 Corintios 12:9
pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad.» Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo.

Hebreos 13:5
Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré.»

Isaías 6:1
El año de la muerte del rey Uzías, vi al Señor excelso y sublime, sentado en un trono; las orlas de su manto llenaban el templo.

Isaías 41:10
Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.

Isaías 57:15
Porque lo dice el excelso y sublime, el que vive para siempre, cuyo nombre es santo: «Yo habito en un lugar santo y sublime, pero también con el contrito y humilde de espíritu, para reanimar el espíritu de los humildes y alentar el corazón de los quebrantados.

Jeremías 29:11
Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el SEÑOR—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

Juan 3:16
»Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.

Juan 12:40
«Les ha cegado los ojos y endurecido el corazón, para que no vean con los ojos, ni entiendan con el corazón ni se conviertan; y yo los sane.»

Juan 14:1
»No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí.

Juan 14:27
La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.

Juan 16:33
Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.

Lucas 24:38
—¿Por qué se asustan tanto? —les preguntó—. ¿Por qué les vienen dudas?

Marcos 11:23
—Tengan fe en Dios —respondió Jesús—.

Mateo 5:8
Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios.

Mateo 11:28
»Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.

Proverbios 3:5
Confía en el SEÑOR de todo corazón, y no en tu propia inteligencia.

Salmos 34:18
Qof El SEÑOR está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido.

Salmos 51:17
El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido.

Salmos 55:22
Encomienda al SEÑOR tus afanes, y él te sostendrá; no permitirá que el justo caiga y quede abatido para siempre.

Salmos 147:3
restaura a los abatidos y cubre con vendas sus heridas.

Apocalipsis 21:4
Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir.»

Romanos 8:28
Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.

Romanos 12:2
No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

Proverbios 4:23
Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.

Proverbios 3:5-6
[5] Confía en el SEÑOR de todo corazón, y no en tu propia inteligencia.[6] Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.

1 Corintios 6:19-20
[19] ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños;[20] fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.

Filipenses 4:6-7
[6] No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.[7] Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Mateo 11:28-30
[28] »Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.[29] Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.[30] Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana.»

Salmos 34:1-22
[1] Salmo de David, cuando fingió estar demente ante Abimélec, por lo cual éste lo arrojó de su presencia. Álef Bendeciré al SEÑOR en todo tiempo; mis labios siempre lo alabarán.[2] Bet Mi alma se gloría en el SEÑOR; lo oirán los humildes y se alegrarán.[3] Guímel Engrandezcan al SEÑOR conmigo; exaltemos a una su nombre.[4] Dálet Busqué al SEÑOR, y él me respondió; me libró de todos mis temores.[5] He Radiantes están los que a él acuden; jamás su rostro se cubre de vergüenza.[6] Zayin Este pobre clamó, y el SEÑOR le oyó y lo libró de todas sus angustias.[7] Jet El ángel del SEÑOR acampa en torno a los que le temen; a su lado está para librarlos.[8] Tet Prueben y vean que el SEÑOR es bueno; dichosos los que en él se refugian.[9] Yod Teman al SEÑOR, ustedes sus santos, pues nada les falta a los que le temen.[10] Caf Los leoncillos se debilitan y tienen hambre, pero a los que buscan al SEÑOR nada les falta.[11] Lámed Vengan, hijos míos, y escúchenme, que voy a enseñarles el temor del SEÑOR.[12] Mem El que quiera amar la vida y gozar de días felices,[13] Nun que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños;[14] Sámej que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga.[15] Ayin Los ojos del SEÑOR están sobre los justos, y sus oídos, atentos a sus oraciones;[16] Pe el rostro del SEÑOR está contra los que hacen el mal, para borrar de la tierra su memoria.[17] Tsade Los justos claman, y el SEÑOR los oye; los libra de todas sus angustias.[18] Qof El SEÑOR está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido.[19] Resh Muchas son las angustias del justo, pero el SEÑOR lo librará de todas ellas;[20] Shin le protegerá todos los huesos, y ni uno solo le quebrarán.[21] Tav La maldad destruye a los malvados; serán condenados los enemigos de los justos[22] El SEÑOR libra a sus siervos; no serán condenados los que en él confían.

Spanish Bible NVI
Copyright © 1999, 2015 by Biblica, Inc.® All rights reserved worldwide