A A A A A

Buen Personaje: [Responsabilidad]


Romanos 14:12
De modo que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí mismo.

Romanos 1:20
Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa.

Proverbios 27:17
El hierro con hierro se afila, y un hombre aguza a otro.

Santiago 5:16
Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho.

Romanos 2:12
Pues todos los que han pecado sin la ley, sin la ley también perecerán; y todos los que han pecado bajo la ley, por la ley serán juzgados;

Lucas 12:47-48
[47] Y aquel siervo que sabía la voluntad de su señor, y que no se preparó ni obró conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes;[48] pero el que no la sabía, e hizo cosas que merecían castigo, será azotado poco. A todo el que se le haya dado mucho, mucho se demandará de él; y al que mucho le han confiado, más le exigirán.

1 Tesalonicenses 5:11
Por tanto, alentaos los unos a los otros, y edificaos el uno al otro, tal como lo estáis haciendo.

Santiago 4:17
A aquel, pues, que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado.

Romanos 4:15
porque la ley produce ira, pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión.

1 Timoteo 1:10
para los inmorales, homosexuales, secuestradores, mentirosos, los que juran en falso, y para cualquier otra cosa que es contraria a la sana doctrina,

Mateo 12:36
Y yo os digo que de toda palabra vana que hablen los hombres, darán cuenta de ella en el día del juicio.

Lucas 12:48
pero el que no la sabía, e hizo cosas que merecían castigo, será azotado poco. A todo el que se le haya dado mucho, mucho se demandará de él; y al que mucho le han confiado, más le exigirán.

Ezequiel 18:20
El alma que peque, ésa morirá. El hijo no cargará con la iniquidad del padre, ni el padre cargará con la iniquidad del hijo; la justicia del justo será sobre él y la maldad del impío será sobre él.

Efesios 5:21
sometiéndoos unos a otros en el temor de Cristo.

Hebreos 10:25
no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca.

Ezequiel 33:8
Cuando yo diga al impío: "Impío, ciertamente morirás", si tú no hablas para advertir al impío de su camino, ese impío morirá por su iniquidad, pero yo demandaré su sangre de tu mano.

Mateo 12:36-37
[36] Y yo os digo que de toda palabra vana que hablen los hombres, darán cuenta de ella en el día del juicio.[37] Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

Gálatas 6:1-2
[1] Hermanos, aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.[2] Llevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

Hebreos 10:24
y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras,

Salmos 51:5
He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre.

1 Juan 2:2
El mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.

2 Corintios 5:10
Porque todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo.

2 Corintios 4:17-18
[17] Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación,[18] al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Efesios 4:25
Por tanto, dejando a un lado la falsedad, HABLAD VERDAD CADA CUAL CON SU PROJIMO, porque somos miembros los unos de los otros.

Gálatas 6:2
Llevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

Hechos 14:17
y sin embargo, no dejó de dar testimonio de sí mismo, haciendo bien y dándoos lluvias del cielo y estaciones fructíferas, llenando vuestros corazones de sustento y de alegría.

2 Corintios 2:6
Es suficiente para tal persona este castigo que le fue impuesto por la mayoría;

1 Samuel 16:7
Pero el SEÑOR dijo a Samuel: No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura, porque lo he desechado; pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el SEÑOR mira el corazón.

1 Corintios 1:10
Os ruego, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos os pongáis de acuerdo, y que no haya divisiones entre vosotros, sino que estéis enteramente unidos en un mismo sentir y en un mismo parecer.

2 Reyes 12:4-5
[4] Entonces Joás dijo a los sacerdotes: Todo el dinero de las cosas sagradas que se trae a la casa del SEÑOR en moneda corriente, tanto el dinero estipulado a cada persona, como todo el dinero que cada uno voluntariamente traiga a la casa del SEÑOR,[5] que los sacerdotes lo tomen para sí, cada cual de sus conocidos; y ellos repararán los daños de la casa dondequiera que se encuentre algún daño.

Salmos 82:1
Salmo de Asaf. Dios ocupa su lugar en su congregación; El juzga en medio de los jueces.

Salmos 82:6
Yo dije: Vosotros sois dioses, y todos sois hijos del Altísimo.

Job 1:6-12
[6] Hubo un día cuando los hijos de Dios vinieron a presentarse delante del SEÑOR, y Satanás vino también entre ellos.[7] Y el SEÑOR dijo a Satanás: ¿De dónde vienes? Entonces Satanás respondió al SEÑOR, y dijo: De recorrer la tierra y de andar por ella.[8] Y el SEÑOR dijo a Satanás: ¿Te has fijado en mi siervo Job? Porque no hay ninguno como él sobre la tierra, hombre intachable y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.[9] Respondió Satanás al SEÑOR: ¿Acaso teme Job a Dios de balde?[10] ¿No has hecho tú una valla alrededor de él, de su casa y de todo lo que tiene, por todos lados? Has bendecido el trabajo de sus manos y sus posesiones han aumentado en la tierra.[11] Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, verás si no te maldice en tu misma cara.[12] Entonces el SEÑOR dijo a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu poder; pero no extiendas tu mano sobre él. Y Satanás salió de la presencia del SEÑOR.

Job 2:1-7
[1] Y sucedió que un día cuando los hijos de Dios vinieron a presentarse delante del SEÑOR, vino también Satanás entre ellos para presentarse delante del SEÑOR.[2] Y el SEÑOR dijo a Satanás: ¿De dónde vienes? Entonces Satanás respondió al SEÑOR, y dijo: De recorrer la tierra y de andar por ella.[3] Y el SEÑOR dijo a Satanás: ¿Te has fijado en mi siervo Job? Porque no hay otro como él sobre la tierra, hombre intachable, recto, temeroso de Dios y apartado del mal. Y él todavía conserva su integridad, aunque tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa.[4] Respondió Satanás al SEÑOR, y dijo: ¡Piel por piel! Sí, todo lo que el hombre tiene dará por su vida.[5] Sin embargo, extiende ahora tu mano y toca su hueso y su carne, verás si no te maldice en tu misma cara.[6] Y el SEÑOR dijo a Satanás: He aquí, él está en tu mano; pero guarda su vida.[7] Satanás salió de la presencia del SEÑOR, e hirió a Job con llagas malignas desde la planta del pie hasta la coronilla.

1 Crónicas 28:8
De manera que ahora, en presencia de todo Israel, asamblea del SEÑOR, y a oídos de nuestro Dios, guardad y buscad todos los mandamientos del SEÑOR vuestro Dios para que poseáis la buena tierra y la dejéis como heredad a vuestros hijos después de vosotros para siempre.

Spanish Bible LBLA 1997
Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation