A A A A A

Buen Personaje: [Aceptación]


1 Corintios 5:11-13
[11] Sino que en efecto os escribí que no anduvierais en compañía de ninguno que, llamándose hermano, es una persona inmoral, o avaro, o idólatra, o difamador, o borracho, o estafador; con ése, ni siquiera comáis.[12] Pues ¿por qué he de juzgar yo a los de afuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro de la iglesia?[13] Pero Dios juzga a los que están fuera. EXPULSAD DE ENTRE VOSOTROS AL MALVADO.

1 Juan 1:9
Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.

1 Pedro 3:8-9
[8] En conclusión, sed todos de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde;[9] no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fuisteis llamados con el propósito de heredar bendición.

Juan 3:16
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Proverbios 13:20
El que anda con sabios será sabio, mas el compañero de los necios sufrirá daño.

Romanos 2:11
Porque en Dios no hay acepción de personas.

Romanos 5:8
Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Romanos 8:31
Entonces, ¿qué diremos a esto? Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros?

Romanos 14:1-2
[1] Aceptad al que es débil en la fe, pero no para juzgar sus opiniones.[2] Uno tiene fe en que puede comer de todo, pero el que es débil sólo come legumbres.

Hebreos 10:24-25
[24] y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras,[25] no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca.

Juan 6:35-37
[35] Jesús les dijo: Yo soy el pan de la vida; el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed.[36] Pero ya os dije que aunque me habéis visto, no creéis.[37] Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que viene a mí, de ningún modo lo echaré fuera.

Colosenses 3:12-14
[12] Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia;[13] soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.[14] Y sobre todas estas cosas, vestíos de amor, que es el vínculo de la unidad.

Mateo 5:38-42
[38] Habéis oído que se dijo: "OJO POR OJO Y DIENTE POR DIENTE."[39] Pero yo os digo: no resistáis al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.[40] Y al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa.[41] Y cualquiera que te obligue a ir una milla, ve con él dos.[42] Al que te pida, dale; y al que desee pedirte prestado no le vuelvas la espalda.

Mateo 25:34-40
[34] Entonces el Rey dirá a los de su derecha: "Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.[35] "Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis;[36] estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí."[37] Entonces los justos le responderán, diciendo: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber?[38] "¿Y cuándo te vimos como forastero, y te recibimos, o desnudo, y te vestimos?[39] "¿Y cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?"[40] Respondiendo el Rey, les dirá: "En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis."

Romanos 15:1-7
[1] Así que, nosotros los que somos fuertes, debemos sobrellevar las flaquezas de los débiles y no agradarnos a nosotros mismos.[2] Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno para su edificación.[3] Pues ni aun Cristo se agradó a sí mismo; antes bien, como está escrito: LOS VITUPERIOS DE LOS QUE TE INJURIABAN CAYERON SOBRE MI.[4] Porque todo lo que fue escrito en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió, a fin de que por medio de la paciencia y del consuelo de las Escrituras tengamos esperanza.[5] Y que el Dios de la paciencia y del consuelo os conceda tener el mismo sentir los unos para con los otros conforme a Cristo Jesús,[6] para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.[7] Por tanto, aceptaos los unos a los otros, como también Cristo nos aceptó para gloria de Dios.

Romanos 14:10-19
[10] Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O también, tú, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Dios.[11] Porque está escrito: VIVO YO —DICE EL SEÑOR— QUE ANTE MI SE DOBLARA TODA RODILLA, Y TODA LENGUA ALABARA A DIOS.[12] De modo que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí mismo.[13] Por consiguiente, ya no nos juzguemos los unos a los otros, sino más bien decidid esto: no poner obstáculo o piedra de tropiezo al hermano.[14] Yo sé, y estoy convencido en el Señor Jesús, de que nada es inmundo en sí mismo; pero para el que estima que algo es inmundo, para él lo es.[15] Porque si por causa de la comida tu hermano se entristece, ya no andas conforme al amor. No destruyas con tu comida a aquel por quien Cristo murió.[16] Por tanto, no permitáis que se hable mal de lo que para vosotros es bueno.[17] Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo.[18] Porque el que de esta manera sirve a Cristo, es aceptable a Dios y aprobado por los hombres.[19] Así que procuremos lo que contribuye a la paz y a la edificación mutua.

Spanish Bible LBLA 1997
Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation