A A A A A

Adicional: [Corazón roto]


1 Corintios 13:7
todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

1 Pedro 5:7
echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros.

1 Samuel 16:7
Pero el SEÑOR dijo a Samuel: No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura, porque lo he desechado; pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el SEÑOR mira el corazón.

2 Corintios 5:7
(porque por fe andamos, no por vista);

2 Corintios 12:9
Y El me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí.

Hebreos 13:5
Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque El mismo ha dicho: NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE,

Isaías 6:1
En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de su manto llenaba el templo.

Isaías 41:10
No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia.

Isaías 57:15
Porque así dice el Alto y Sublime que vive para siempre, cuyo nombre es Santo: Habito en lo alto y santo, y también con el contrito y humilde de espíritu, para vivificar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los contritos.

Jeremías 29:11
"Porque yo sé los planes que tengo para vosotros" —declara el SEÑOR— "planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza.

Juan 3:16
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Juan 12:40
EL HA CEGADO SUS OJOS Y ENDURECIDO SU CORAZON, PARA QUE NO VEAN CON LOS OJOS Y ENTIENDAN CON EL CORAZON, Y SE CONVIERTAN Y YO LOS SANE.

Juan 14:1
No se turbe vuestro corazón; creed en Dios, creed también en mí.

Juan 14:27
La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Juan 16:33
Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Lucas 24:38
Y El les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y por qué surgen dudas en vuestro corazón?

Marcos 11:23
En verdad os digo que cualquiera que diga a este monte: "Quítate y arrójate al mar", y no dude en su corazón, sino crea que lo que dice va a suceder, le será concedido.

Mateo 5:8
Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios.

Mateo 11:28
Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar.

Proverbios 3:5
Confía en el SEÑOR con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento.

Salmos 34:18
Cercano está el SEÑOR a los quebrantados de corazón, y salva a los abatidos de espíritu.

Salmos 51:17
Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás.

Salmos 55:22
Echa sobre el SEÑOR tu carga, y El te sustentará; El nunca permitirá que el justo sea sacudido.

Salmos 147:3
sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.

Apocalipsis 21:4
El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado.

Romanos 8:28
Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito.

Romanos 12:2
Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.

Proverbios 4:23
Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida.

Proverbios 3:5-6
[5] Confía en el SEÑOR con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento.[6] Reconócele en todos tus caminos, y El enderezará tus sendas.

1 Corintios 6:19-20
[19] ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?[20] Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Filipenses 4:6-7
[6] Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios.[7] Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.

Mateo 11:28-30
[28] Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar.[29] Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS.[30] Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera.

Salmos 34:1-22
[1] Salmo de David cuando se fingió loco delante de Abimelec, quien lo echó, y él se fue. Bendeciré al SEÑOR en todo tiempo; continuamente estará su alabanza en mi boca.[2] En el SEÑOR se gloriará mi alma; lo oirán los humildes y se regocijarán.[3] Engrandeced al SEÑOR conmigo, y exaltemos a una su nombre.[4] Busqué al SEÑOR, y El me respondió, y me libró de todos mis temores.[5] Los que a El miraron, fueron iluminados; sus rostros jamás serán avergonzados.[6] Este pobre clamó, y el SEÑOR le oyó, y lo salvó de todas sus angustias.[7] El ángel del SEÑOR acampa alrededor de los que le temen, y los rescata.[8] Probad y ved que el SEÑOR es bueno. ¡Cuán bienaventurado es el hombre que en El se refugia![9] Temed al SEÑOR, vosotros sus santos, pues nada les falta a aquellos que le temen.[10] Los leoncillos pasan necesidad y tienen hambre, mas los que buscan al SEÑOR no carecerán de bien alguno.[11] Venid, hijos, escuchadme; os enseñaré el temor del SEÑOR.[12] ¿Quién es el hombre que desea vida y quiere muchos días para ver el bien?[13] Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño.[14] Apártate del mal y haz el bien, busca la paz y síguela.[15] Los ojos del SEÑOR están sobre los justos, y sus oídos atentos a su clamor.[16] El rostro del SEÑOR está contra los que hacen mal, para cortar de la tierra su memoria.[17] Claman los justos, y el SEÑOR los oye, y los libra de todas sus angustias.[18] Cercano está el SEÑOR a los quebrantados de corazón, y salva a los abatidos de espíritu.[19] Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo libra el SEÑOR.[20] El guarda todos sus huesos; ni uno de ellos es quebrantado.[21] La maldad dará muerte al impío, y los que aborrecen al justo serán condenados.[22] El SEÑOR redime el alma de sus siervos; y no será condenado ninguno de los que en El se refugian.

Spanish Bible LBLA 1997
Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation