A A A A A

Pecados: [Adiccion]


1 Corintios 10:13-14
[13] Vosotros no habéis pasado por ninguna prueba que no sea humanamente soportable. Y podéis confiar en Dios, que no os dejará sufrir pruebas más duras de lo que podáis soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios os dará también el modo de salir de ella, para que podáis soportarla.[14] Por eso, mis queridos hermanos, huid de la idolatría.

1 Juan 2:16
porque nada de lo que el mundo ofrece viene del Padre, sino del mundo mismo. Y esto es lo que el mundo ofrece: los malos deseos de la naturaleza humana, el deseo de poseer lo que agrada a los ojos y el orgullo de las riquezas.

1 Corintios 15:33
No os dejéis engañar. Como se ha dicho: “Las malas compañías echan a perder las buenas costumbres.”

Santiago 4:7
Someteos, pues, a Dios. Resistid al diablo, y este huirá de vosotros.

1 Corintios 6:12
Se dice: “Yo soy libre de hacer lo que quiera.” Es cierto, pero no todo conviene. Sí, yo soy libre de hacer lo que quiera, pero no debo dejar que nada me domine.

1 Pedro 5:10
Pero después que hayáis sufrido por un poco de tiempo, Dios os hará perfectos, firmes, fuertes y seguros. Él es el mismo Dios que en su gran amor nos ha llamado a tener parte en su gloria eterna en unión con Jesucristo.

Salmos 50:15
Llámame cuando estés angustiado; yo te libraré, y tú me honrarás.”

Romanos 5:3-5
[3] Y no solo esto, sino que incluso nos gloriamos de los sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento da firmeza para soportar,[4] y esa firmeza nos permite ser aprobados por Dios, y el ser aprobados por Dios nos llena de esperanza.[5] Una esperanza que no defrauda, porque Dios ha llenado con su amor nuestro corazón por medio del Espíritu Santo que nos ha dado.

1 Corintios 6:9-11
[9] ¿No sabéis que los malvados no tendrán parte en el reino de Dios? No os dejéis engañar, pues en el reino de Dios no tendrán parte los que cometen inmoralidades sexuales, ni los idólatras, ni los que cometen adulterio, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los tramposos.[10] --[11] Esto erais antes algunos de vosotros; pero ahora ya habéis recibido el baño de la purificación, y habéis sido santificados y hechos justos en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.

Tito 2:12
Esa bondad de Dios nos enseña a dejar la maldad y los deseos mundanos y a llevar en este mundo una vida de moderación, rectitud y devoción a Dios,

Santiago 1:2-3
[2] Hermanos míos, debéis teneros por muy dichosos cuando os veáis sometidos a cualquier clase de pruebas.[3] Pues ya sabéis que cuando vuestra fe es puesta a prueba, aprendéis a soportar con fortaleza el sufrimiento.

Hebreos 4:15-16
[15] Pues nuestro sumo sacerdote puede compadecerse de nuestras debilidades, porque él también estuvo sometido a las mismas pruebas que nosotros; solo que él jamás pecó.[16] Acerquémonos, pues, con confianza al trono de nuestro Dios lleno de amor, para que tenga misericordia de nosotros y en su bondad nos ayude en la hora de la necesidad.

Juan 3:16-17
[16] “Tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna.[17] Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo.

Filipenses 4:13
Y a todo puedo hacer frente, pues Cristo es quien me sostiene.

Salmos 95:8
“No endurezcáis vuestro corazón, como en Meribá; como aquel día en Masá, en el desierto,

Mateo 6:13
Y no nos expongas a la tentación, sino líbranos del maligno.’

Mateo 26:41
Permaneced despiertos y orad para no caer en tentación. Tenéis buena voluntad, pero vuestro cuerpo es débil.

Spanish Bible DHH 1996
Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996