A A A A A

Signos matemáticos: [Número 5]


Apocalipsis 13:5-18
[5] Se le permitió al monstruo decir cosas arrogantes y ofensivas contra Dios, y tener autoridad durante cuarenta y dos meses.[6] Así lo hizo: habló contra Dios, y dijo cosas ofensivas contra él, contra su santuario y contra los que están en el cielo.[7] También se le permitió hacer guerra contra el pueblo santo, hasta vencerlo; y se le dio autoridad sobre toda raza, pueblo, lengua y nación.[8] A ese monstruo lo adorarán todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no están escritos desde la creación del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue sacrificado.[9] Quien tiene oídos, oiga:[10] “A los que deban ir presos, se los llevarán presos; y a los que deban morir a filo de espada, a filo de espada los matarán.” ¡Ahí se verá la fortaleza y la fe del pueblo santo![11] Después vi otro monstruo que subía de la tierra. Tenía dos cuernos que parecían de cordero, pero hablaba como un dragón.[12] Tenía toda la autoridad del primer monstruo y la ejercía en su presencia; hacía que la tierra y todos sus habitantes adorasen al primer monstruo, el que había sido curado de su herida mortal.[13] También hacía grandes señales milagrosas: hasta hacía caer fuego del cielo a la tierra, a la vista de la gente.[14] Con esas señales que se le permitía hacer en presencia del primer monstruo engañó a los habitantes de la tierra, y les mandó que hicieran una imagen del monstruo que seguía vivo a pesar de haber sido herido a filo de espada.[15] Al segundo monstruo se le dio el poder de dar vida a la imagen del primer monstruo, para que hablara e hiciera matar a todos los que no la adorasen.[16] Además hizo que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, les pusieran una marca en la mano derecha o en la frente.[17] Y nadie podía comprar ni vender si no tenía la marca o el nombre del monstruo, o el número de su nombre.[18] ¡Ahí se verá la sabiduría! El que entienda, calcule el número del monstruo, que es un número de hombre. Ese número es el seiscientos sesenta y seis.

Mateo 19:9
Yo os digo que el que se separa de su esposa, a no ser por motivo de inmoralidad sexual, y se casa con otra, comete adulterio.

Apocalipsis 11:2-3
[2] Pero no midas el atrio exterior del templo porque ha sido entregado a los paganos, que pisotearán la ciudad santa durante cuarenta y dos meses.[3] Yo enviaré dos testigos vestidos con ropas ásperas para que comuniquen mensajes proféticos durante mil doscientos sesenta días.”

Mateo 5:32
Pero yo os digo que todo aquel que se separa de su esposa, a no ser en caso de inmoralidad sexual, la pone en peligro de cometer adulterio. Y el que se casa con una mujer separada también comete adulterio.

2 Timoteo 3:16
Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud.

Apocalipsis 4:6-8
[6] Delante del trono había algo parecido a un mar, transparente como el cristal. En el centro, donde estaba el trono, y a su alrededor, había cuatro seres vivientes llenos de ojos por delante y por detrás.[7] El primero de esos seres parecía un león; el segundo parecía un toro; el tercero tenía aspecto humano, y el cuarto parecía un águila volando.[8] Cada uno de los cuatro seres vivientes tenía seis alas, y estaba cubierto de ojos por fuera y por dentro. Y día y noche decían sin cesar: “¡Santo, santo, santo es el Señor, Dios todopoderoso, el que era y es y ha de venir!”

Números 5:11-31
[11] El Señor se dirigió a Moisés y le dijo:[12] “Diles esto a los israelitas: Puede darse el caso de que una mujer sea infiel a su marido[13] y tenga relaciones con otro hombre sin que su marido lo sepa, y que, aunque ella cometa este acto que la hace impura, no haya pruebas de ello y la cosa quede oculta por no haber sido sorprendida en el acto mismo.[14] En ese caso, puede suceder que el marido se ponga celoso por causa de su mujer. Pero también puede darse el caso de que el marido se ponga celoso aun cuando su mujer sea inocente.[15] En ambos casos, el marido llevará a su mujer ante el sacerdote, y presentará como ofrenda por ella dos kilos de harina de cebada. Pero no derramará aceite ni incienso sobre la harina, pues es una ofrenda por causa de celos, una ofrenda para poner al descubierto un pecado.[16] “El sacerdote hará que la mujer se acerque, y la presentará al Señor.[17] Luego tomará un poco de agua sagrada en una vasija de barro y mezclará con ella un poco de polvo del suelo del santuario.[18] Hará asimismo que la mujer se coloque delante del Señor, le soltará el pelo y le pondrá en las manos la ofrenda por causa de celos para poner al descubierto un pecado; él, por su parte, tomará en sus manos el agua amarga que trae maldición.[19] Entonces tomará juramento a la mujer, y le dirá: ‘Si no has tenido relaciones con otro hombre, ni has sido infiel a tu marido, ni has cometido con otro hombre un acto que te haga impura, que no te pase nada al beber esta agua amarga que trae maldición.[20] Pero si has sido infiel a tu marido, si has tenido relaciones con otro hombre y has cometido así un acto que te hace impura,[21] que el Señor te convierta en ejemplo de maldición ante el pueblo, y haga que el vientre se te hinche y que tu criatura se malogre.[22] Ese castigo te vendrá al beber esta agua que trae maldición.’ Y la mujer responderá: ‘Amén.’[23] “Entonces el sacerdote pondrá esta maldición por escrito y la borrará con el agua amarga.[24] Después hará que la mujer beba esa agua, para que le provoque amargura dentro de sí,[25] y recibirá de manos de ella la ofrenda por causa de celos para presentarla ante el Señor; luego colocará la ofrenda sobre el altar,[26] y en seguida tomará un puñado de la ofrenda de cereales y lo quemará en el altar como ofrenda de memorial. “Después que el sacerdote haya hecho beber a la mujer el agua amarga,[27] si ella ha sido infiel a su marido, esta agua que trae maldición provocará amargor dentro de ella, y hará que el vientre se le hinche y que la criatura se malogre, y la mujer se convertirá en ejemplo de maldición entre su pueblo.[28] Pero si la mujer es inocente, no le pasará nada y podrá tener hijos.[29] “Esta es la ley para los casos en que una mujer sea infiel a su marido y él se ponga celoso,[30] o en los que simplemente se ponga celoso el marido por causa de su mujer. El marido presentará a su mujer ante el Señor, y el sacerdote hará con ella lo que manda esta ley.[31] El marido no será considerado culpable; pero si la mujer es culpable, ella sufrirá su castigo.”

1 Reyes 7:23
Hiram hizo después una enorme pila de bronce, para el agua. Era redonda, y medía cuatro metros y medio de un borde al otro. Su altura era de dos metros y veinticinco centímetros, y su circunferencia, de trece metros y medio.

Deuteronomio 6:4
“Oye, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor.

Malaquías 3:10
Traed vuestro diezmo al tesoro del templo y así habrá alimentos en mi casa. Ponedme en eso a prueba, a ver si no os abro las ventanas del cielo para vaciar sobre vosotros la más rica bendición.

Salmos 104:9
al límite que le ordenaste no cruzar, para que no volviera a cubrir la tierra.

Génesis 6:12
pues toda la gente se había pervertido. Al ver Dios que era tanta la maldad en la tierra,

Génesis 7:20
y después de haber cubierto las montañas, subió todavía como siete metros más.

Génesis 8:5-9
[5] El agua siguió bajando, y el primer día del mes décimo ya se podían ver las partes más altas de los montes.[6] Después de cuarenta días abrió Noé la ventana del arca que había construido,[7] y soltó un cuervo; pero el cuervo volaba de un lado a otro, esperando que la tierra se secara.[8] Después del cuervo, Noé soltó una paloma, para ver si la tierra ya estaba seca;[9] pero la paloma regresó al arca porque no encontró lugar alguno donde descansar, pues la tierra todavía estaba cubierta de agua. Así que Noé sacó la mano, tomó la paloma y la hizo entrar en el arca.

Génesis 9:11
Mi pacto con vosotros no cambiará: no volveré a destruir a hombres y animales con un diluvio. Ya no volverá a haber otro diluvio que destruya la tierra.

Génesis 1:31
y Dios vio que todo lo que había hecho estaba muy bien. De este modo se completó el sexto día.

Génesis 3:15
Haré que tú y la mujer seáis enemigas, lo mismo que tu descendencia y su descendencia. Su descendencia te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón.

1 Corintios 10:13
Vosotros no habéis pasado por ninguna prueba que no sea humanamente soportable. Y podéis confiar en Dios, que no os dejará sufrir pruebas más duras de lo que podáis soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios os dará también el modo de salir de ella, para que podáis soportarla.

Éxodo 20:13
“No mates.

Spanish Bible DHH 1996
Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996