A A A A A

Signos matemáticos: [Número 3]


1 Timoteo 2:5
Porque no hay más que un Dios, y no hay más que un hombre que pueda llevar a todos los hombres a la unión con Dios: Cristo Jesús.

2 Timoteo 3:16
Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud.

Hechos 17:28
Porque en Dios vivimos, nos movemos y existimos; como también dijeron algunos de vuestros poetas: ‘Somos descendientes de Dios.’

Colosenses 2:9
Porque la plenitud de Dios se encuentra visiblemente en Cristo,

Éxodo 3:14
Dios le contestó: –YO SOY EL QUE SOY. Tú, pues, dirás a los israelitas: ‘YO SOY me ha enviado a vosotros.’

Génesis 1:26
Entonces dijo: “Ahora hagamos al hombre. Será semejante a nosotros, y tendrá poder sobre los peces, las aves, los animales domésticos y los salvajes, y sobre los que se arrastran por el suelo.”

Hebreos 4:12
La palabra de Dios tiene vida y poder. Es más aguda que cualquier espada de dos filos; penetra hasta lo más íntimo de la persona, y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón.

Juan 4:24
Dios es Espíritu, y los que le adoran deben hacerlo conforme al Espíritu de Dios y a la verdad.

Levítico 19:28
“No os hagáis heridas en el cuerpo por causa de un muerto. No os hagáis ninguna clase de tatuaje. Yo soy el Señor.

Mateo 12:40
Porque así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del gran pez, así también el Hijo del hombre estará tres días y tres noches dentro de la tierra.

Apocalipsis 1:4
Juan a las siete iglesias de la provincia de Asia. Recibid gracia y paz de parte del que es y era y ha de venir, y de parte de los siete espíritus que están delante de su trono,

Tito 1:12
Fue un profeta de la misma isla de Creta quien dijo de sus paisanos: “Los cretenses, siempre mentirosos, salvajes, glotones y perezosos.”

1 Corintios 15:33
No os dejéis engañar. Como se ha dicho: “Las malas compañías echan a perder las buenas costumbres.”

1 Juan 5:7-9
[7] Tres son los testigos:[8] el Espíritu, el agua y la sangre; y los tres concuerdan.[9] Aceptamos el testimonio de los hombres, pero el testimonio de Dios es de mucho más valor, porque consiste en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo.

Juan 3:16-18
[16] “Tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna.[17] Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo.[18] “El que cree en el Hijo de Dios no está condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado por no creer en el Hijo único de Dios.

Spanish Bible DHH 1996
Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996