A A A A A

Dios: [Bendición]


Lucas 6:38
Dad a otros y Dios os dará a vosotros: llenará vuestra bolsa con una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Dios os medirá con la misma medida con que vosotros midáis a los demás.”

Mateo 5:4
“Dichosos los que sufren, porque serán consolados.

Filipenses 4:19
Por lo tanto, mi Dios os dará todo lo que os falte, conforme a sus gloriosas riquezas en Cristo Jesús.

Salmos 67:7
¡Que Dios nos bendiga! ¡Que el mundo entero le rinda honor!

Números 6:24-25
[24] ‘Que el Señor te bendiga y te proteja;[25] que el Señor te mire con agrado y te muestre su bondad;

Filipenses 4:6-7
[6] No os aflijáis por nada, sino presentadlo todo a Dios en oración. Pedidle, y también dadle gracias.[7] Así Dios os dará su paz, que es más grande que todo cuanto el hombre puede comprender; y esa paz guardará vuestro corazón y vuestros pensamientos, porque estáis unidos a Cristo Jesús.

Santiago 1:17
todo lo bueno y perfecto que se nos da, procede de arriba, de Dios, que creó los astros del cielo. Dios es siempre el mismo: en él no hay cambios ni sombras.

Jeremías 17:7-8
[7] “Pero bendito el hombre que confía en mí, que pone en mí su esperanza.[8] Será como un árbol plantado a la orilla de un río, que extiende sus raíces hacia la corriente y no teme cuando llegan los calores, pues su follaje está siempre frondoso. En tiempo de sequía no se inquieta, y nunca deja de dar fruto.

Isaías 41:10
No tengas miedo, pues yo estoy contigo; no temas, pues yo soy tu Dios. Yo te doy fuerzas, yo te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa.

Juan 1:16
De sus grandes riquezas, todos hemos recibido bendición tras bendición.

Génesis 22:16-17
[16] y le dijo: –El Señor ha dicho: ‘Puesto que has hecho esto y no me has negado a tu único hijo, juro por mí mismo[17] que te bendeciré mucho. Haré que tu descendencia sea tan numerosa como las estrellas del cielo y como la arena que hay a la orilla del mar. Además, ellos siempre vencerán a sus enemigos,

Génesis 27:28-29
[28] Que Dios te dé la lluvia del cielo, las mejores cosechas de la tierra, mucho trigo y mucho vino.[29] Que mucha gente te sirva; que las naciones se arrodillen delante de ti. Gobierna a tus propios hermanos: ¡que se arrodillen delante de ti! Los que te maldigan serán malditos y los que te bendigan serán benditos.”

Salmos 1:1-3
[1] Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni va por el camino de los pecadores, ni hace causa común con los que se burlan de Dios,[2] sino que pone su amor en la ley del Señor, y en ella medita noche y día.[3] Es como un árbol plantado a la orilla de un río, que da su fruto a su tiempo y jamás se marchitan sus hojas. ¡Todo lo que hace le sale bien!

Salmos 23:1-4
[1] Salmo de David. El Señor es mi pastor; nada me falta.[2] Me hace descansar en verdes pastos, me guía a arroyos de tranquilas aguas,[3] me da nuevas fuerzas y me lleva por caminos rectos haciendo honor a su nombre.[4] Aunque pase por el más oscuro de los valles, no temeré peligro alguno, porque tú, Señor, estás conmigo; tu vara y tu cayado me inspiran confianza.

2 Samuel 22:3-4
[3] mi Dios, la roca que me protege, mi escudo, el poder que me salva, mi más alto escondite, mi más alto refugio, mi salvador. ¡Me salvaste de la violencia![4] Tú, Señor, eres digno de alabanza: cuando te llamo, me salvas de mis enemigos.

1 Juan 5:18
Sabemos que el que tiene a Dios como Padre no sigue pecando, porque el Hijo de Dios cuida de él y el maligno no le toca.

Salmos 138:7
Cuando me encuentro en peligro, tú me mantienes con vida; despliegas tu poder y me salvas de la furia de mis enemigos.

2 Corintios 9:8
Dios puede concederos con abundancia toda clase de bendiciones, para que, además de tener lo necesario, os sobre para ayudar a toda clase de buenas obras.

Filipenses 4:7
Así Dios os dará su paz, que es más grande que todo cuanto el hombre puede comprender; y esa paz guardará vuestro corazón y vuestros pensamientos, porque estáis unidos a Cristo Jesús.

Spanish Bible DHH 1996
Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996