A A A A A

Ángeles y demonios: [Arcángeles]


Judas 1:9
El mismo arcángel Miguel, cuando luchaba con el diablo disputándole el cuerpo de Moisés, no se atrevió a condenarle con insultos, sino que solamente dijo: “¡Que el Señor te reprenda!”

Daniel 10:13-21
[13] El ángel príncipe del reino de Persia se me ha opuesto durante veintiún días; pero Miguel, uno de los ángeles príncipes más altos, vino en mi ayuda, pues yo me había quedado solo junto a los reyes de Persia.[14] Así que he venido a explicarte lo que va a pasarle a tu pueblo en el futuro, porque la visión que has tenido se refiere a ese tiempo.’[15] “Mientras me decía esto, yo estaba con la mirada fija en el suelo y sin decir una sola palabra.[16] De pronto, alguien parecido a un hijo de hombre me tocó los labios. Entonces dije al que estaba ante mí: ‘Señor, esta visión me ha llenado de angustia y me ha dejado sin fuerzas.[17] ¿Cómo va a poder hablar contigo este siervo tuyo, si estoy completamente sin fuerzas y hasta me falta el aliento?’[18] “Aquel que parecía un hijo de hombre me volvió a tocar, me dio nuevas fuerzas[19] y me dijo: ‘No tengas miedo ni te preocupes. Dios te ama, ¡anímate y ten valor!’ “Mientras me hablaba, yo me sentí reanimado y dije: ‘Señor, háblame, pues me has devuelto las fuerzas.’[20] Entonces me dijo: ‘¿Sabes por qué he venido a verte? Pues porque ahora tengo que volver a luchar con el ángel príncipe de Persia. Y cuando haya terminado de luchar con él, vendrá el ángel príncipe de Grecia.[21] Ahora voy a decirte lo que está escrito en el libro de la verdad: En mi lucha contra ellos, únicamente tengo la ayuda de Miguel, el ángel príncipe de Israel.

Daniel 12:1
‘En aquel momento aparecerá Miguel, el gran ángel protector que defiende a tu pueblo. ‘Será un momento angustioso, un momento como no ha habido otro desde que existen las naciones. Cuando ese momento llegue, se salvarán todos los de tu pueblo que tienen su nombre escrito en el libro.

1 Tesalonicenses 4:16
Porque se oirá una voz de mando, la voz de un arcángel y el sonido de la trompeta de Dios, y el Señor mismo bajará del cielo. Los que murieron creyendo en Cristo resucitarán primero;

Daniel 9:21
Mientras yo oraba, Gabriel, que se me había aparecido antes en la visión, vino volando a donde yo estaba. Era casi la hora de ofrecer a Dios el sacrificio de la tarde.

Daniel 8:11-16
[11] y aun llegó a desafiar al jefe mismo de ese ejército; suprimió el sacrificio diario y profanó el lugar de adoración.[12] Perversamente hizo que su ejército acampara donde antes se ofrecía el sacrificio, y echó por los suelos la verdad. Hizo, en fin, todo cuanto quiso, y en todo tuvo éxito.[13] “Después oí que un ángel preguntaba a otro ángel: ‘¿Cuándo va a terminar esto que se ve en el altar del sacrificio diario? ¿Cuánto va a durar el horrible pecado de entregar el santuario del Señor y los creyentes en él, para ser pisoteados?’[14] La respuesta fue: ‘Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas. Después de eso, el santuario será purificado.’[15] “Mientras yo, Daniel, contemplaba esta visión y trataba de comprender su significado, apareció de pronto delante de mí una figura semejante a un hombre;[16] y oí una voz humana que venía del río Ulai y que decía: ‘Gabriel, explícale la visión a este hombre.’

Apocalipsis 12:7-9
[7] Después hubo una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lucharon contra el dragón. El dragón y sus ángeles pelearon,[8] pero no pudieron vencer, y ya no hubo lugar para ellos en el cielo.[9] Así pues, el gran dragón fue expulsado, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás y que engaña a todo el mundo. Él y sus ángeles fueron lanzados a la tierra.

Lucas 1:26
A los seis meses envió Dios al ángel Gabriel a un pueblo de Galilea llamado Nazaret,

Hebreos 1:14
Porque todos los ángeles son espíritus al servicio de Dios, enviados en ayuda de quienes han de recibir en herencia la salvación.

Josué 5:13-15
[13] Un día, estando Josué cerca de Jericó, vio delante de sí a un hombre con una espada en la mano. Josué se le acercó y le preguntó: –¿Eres de los nuestros o de nuestros enemigos?[14] –Ni lo uno ni lo otro –contestó el hombre–. Vengo como jefe del ejército del Señor. Entonces Josué, inclinándose hasta tocar el suelo con la frente, le preguntó: –¿Qué manda mi Señor a este siervo suyo?[15] El jefe del ejército del Señor le contestó: –Descálzate, porque el lugar donde estás es sagrado. Josué le obedeció.

Mateo 18:10
“No despreciéis a ninguno de estos pequeños. Pues os digo que sus ángeles en el cielo contemplan siempre el rostro de mi Padre celestial.11

Éxodo 3:2
Allí el ángel del Señor se le apareció en una llama de fuego, en medio de una zarza. Moisés miró atentamente y se dio cuenta de que la zarza ardía en el fuego, pero no se consumía.

Apocalipsis 1:4
Juan a las siete iglesias de la provincia de Asia. Recibid gracia y paz de parte del que es y era y ha de venir, y de parte de los siete espíritus que están delante de su trono,

Mateo 22:30
Cuando los muertos resuciten, ni los hombres ni las mujeres se casarán, sino que serán como los ángeles que están en el cielo.

Job 1:6
Un día en que debían presentarse ante el Señor sus servidores celestiales, se presentó también el ángel acusador entre ellos.

Lucas 20:36
puesto que ya tampoco podrán morir. Serán como los ángeles, y serán hijos de Dios por haber resucitado.

Spanish Bible DHH 1996
Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996