A A A A A

Signos matemáticos: [Número 5]


Apocalipsis 13:5-18
[5] Y le fue dada una boca que hablaba grandezas y blasfemias, y le fue dada autoridad para actuar durante cuarenta y dos meses.[6] Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su Nombre y su Tabernáculo, de los que moran en el cielo.[7] Y se le concedió hacer guerra contra los santos y vencerlos. También le fue dada autoridad sobre toda tribu, y pueblo, y lengua y nación.[8] Y la adorarán todos los que moran en la tierra, cuyos nombres no han sido escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado.[9] Si alguno tiene oído, oiga.[10] Si alguno ha de ser llevado a cautividad, a cautividad será llevado; si alguno ha de ser muerto a espada, a espada será muerto. Aquí está la perseverancia y la fe de los santos.[11] Vi también otra bestia que subía de la tierra, y tenía dos cuernos semejantes a un cordero, pero hablaba como un dragón.[12] Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia delante de ella, y hace que la tierra y los que habitan en ella adoren a la primera bestia, cuya herida de muerte fue sanada.[13] Y obra grandes prodigios, de manera tal, que aun hace descender fuego del cielo a la tierra en presencia de los hombres;[14] y engaña a los que moran en la tierra por medio de las señales que le fue concedido hacer en presencia de la bestia, ordenando a los que moran en la tierra hacer una imagen a la bestia que tiene la herida de la espada, y revivió.[15] Y le fue dado infundir aliento a la imagen de la bestia, e hiciera hablar a la imagen de la bestia, e hiciera que fueran muertos cuantos no adoraran la imagen de la bestia.[16] Y hace que a todos, a pequeños y grandes, a ricos y pobres, a libres y esclavos, les pongan una marca en su mano derecha o en su frente,[17] y que ninguno pueda comprar o vender, sino el que tiene la marca: el nombre de la bestia o el número de su nombre.[18] Aquí está la sabiduría. El que tiene entendimiento, deduzca el número de la bestia, porque es número de hombre: su número es seiscientos sesenta y seis.

Mateo 19:9
Y os digo que cualquiera que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera.

Apocalipsis 11:2-3
[2] pero el atrio del Santuario déjalo fuera y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles, y ellos ho-llarán la ciudad santa durante cuarenta y dos meses.[3] Y daré a mis dos testigos, y profetizarán durante mil doscientos sesenta días vestidos de tela de saco.

Mateo 5:32
Pero Yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, hace que ella adultere, y cualquiera que se case con una repudiada, adultera.

2 Timoteo 3:16
Toda la Escritura es inspirada por Dios, y es útil para la enseñanza, para la refutación del error, para la corrección, para la instrucción en la justicia,

Apocalipsis 4:6-8
[6] Delante del trono hay como un mar de vidrio, semejante al cristal; y en medio del trono, alrededor del trono, cuatro seres vivientes, llenos de ojos por delante y por detrás.[7] El primer ser viviente era semejante a un león, el segundo ser viviente, semejante a un becerro, el tercer ser viviente tenía rostro como de hombre, y el cuarto ser viviente era semejante a un águila volando.[8] Los cuatro seres vivientes, cada uno de los cuales tenía seis alas alrededor, estaban por dentro llenos de ojos, y no se daban reposo día y noche, diciendo: ¡Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, y el que es, y el que viene!

Números 5:11-31
[11] Y habló YHVH a Moisés, diciendo:[12] Habla a los hijos de Israel, y les dirás: Cuando la mujer de alguno se desvíe y le sea infiel,[13] y otro hombre tenga relaciones sexuales con ella, y esto esté encubierto al conocimiento de su marido (porque cuando se amancilló no hubo testigo contra ella, ni fue sorprendida en el acto),[14] y le sobrevenga espíritu de celos, de modo que recele de su mujer, habiéndose ella mancillado realmente, o le sobrevenga espíritu de celos y recele de su mujer, sin haberse ella mancillado,[15] entonces aquel hombre llevará su mujer ante el sacerdote, y llevará su ofrenda por ella: una décima de un efa de harina de cebada, pero no derramará sobre ella aceite ni pondrá sobre ella incienso, porque es ofrenda vegetal de celos, ofrenda conmemorativa que renueva la memoria del pecado.[16] Entonces el sacerdote hará que se acerque y se mantenga en pie delante de YHVH.[17] Luego el sacerdote tomará agua consagrada en una vasija de barro, y del polvo que hay en el suelo del Tabernáculo, tomará el sacerdote y lo echará en el agua.[18] El sacerdote hará pues que la mujer se mantenga en pie delante de YHVH, soltará el cabello de la mujer y pondrá en sus palmas la ofrenda vegetal de recordación, que es la ofrenda vegetal de celos, en tanto que en la mano del sacerdote estarán las aguas amargas que traen maldición.[19] Entonces el sacerdote la conjurará y dirá a la mujer: Si no ha yacido contigo varón, y no te has descarriado de tu marido con mancilla, sé inocente de estas aguas amargas que acarrean maldición.[20] Pero si te has descarriado de tu marido y te has mancillado, y alguno ha tenido su copulación contigo, aparte de tu marido,[21] (el sacerdote conjurará a la mujer con juramento de maldición) dirá el sacerdote a la mujer: ¡YHVH te entregue a execración y a maldición en medio de tu pueblo, y haga YHVH que tu muslo caiga y tu vientre se hinche![22] ¡Penetren estas aguas portadoras de maldición en tus entrañas, haciendo hinchar tu vientre y decayendo tu muslo! Y la mujer dirá: ¡Amén, amén![23] Entonces el sacerdote escribirá estas maldiciones en un rollo, las borrará con las aguas amargas,[24] y dará a beber a la mujer las aguas amargas portadoras de maldición, y las aguas de maldición penetrarán en ella haciéndose amargas.[25] Después el sacerdote tomará de mano de la mujer la ofrenda de los celos, y mecerá la ofrenda en presencia de YHVH, y la aproximará ante el Altar.[26] Y el sacerdote tomará una pizca de la ofrenda, en memoria de ella, la dejará consumir sobre el Altar, tras lo cual dará a beber las aguas a la mujer.[27] Cuando le haya hecho beber las aguas, ocurrirá que si ella se ha mancillado y ha sido infiel a su marido, las aguas de maldición penetrarán en ella haciéndose amargas, y su vientre se hinchará y se caerá su muslo, y la mujer llegará a ser por maldición en medio de su pueblo.[28] Pero si la mujer no se ha mancillado y es pura, quedará ilesa y tendrá descendencia.[29] Tal es la ley de los celos, tocante a una mujer que se ha descarriado de su marido y se ha mancillado,[30] o cuando sobre un hombre sobrevenga espíritu de celos, y recele a su mujer: Hará que la mujer esté en pie en presencia de YHVH, y el sacerdote le aplicará toda esta ley.[31] Y aquel varón será inocente de iniquidad, pero la mujer cargará con su iniquidad.

1 Reyes 7:23
Hizo también el mar de fundición, redondo, de diez codos de borde a borde, cinco codos de alto y treinta codos de circunferencia.

Deuteronomio 6:4
Oye, Israel: YHVH nuestro Dios, YHVH, uno es.

Malaquías 3:10
¡Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi Casa! Y probadme luego en esto, dice YHVH Sebaot, si no os abro las ventanas de los cielos y derramo sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

Salmos 104:9
Les pusiste límite, el cual que no traspasarán, Ni volverán a cubrir la tierra.

Génesis 6:12
Y vio ’Elohim la tierra, y he aquí estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.

Génesis 7:20
Quince codos más arriba crecieron las aguas, y las montañas quedaron cubiertas.

Génesis 8:5-9
[5] y las aguas fueron menguando paulatinamente hasta el décimo mes. El primer día del décimo mes se dejaron ver las cumbres de las montañas.[6] Y ocurrió al cabo de cuarenta días que Noé abrió la ventana que había hecho en el arca,[7] y envió al cuervo, el cual estuvo yendo y regresando hasta que se secaron las aguas de sobre la tierra.[8] Luego envió de junto de sí a la paloma, para ver si habían menguado las aguas de sobre la faz de la tierra.[9] Pero la paloma no halló lugar de reposo, y volvió a él, al arca, porque había agua sobre la faz de toda la tierra. Entonces él extendió su mano, la tomó y la metió consigo en el arca.

Génesis 9:11
Estableceré, pues, mi pacto con vosotros: No será aniquilada ya más ninguna carne por las aguas del diluvio, ni habrá ya diluvio para destruir la tierra.

Génesis 1:31
Y vio ’Elohim todo lo que había hecho, y he aquí estaba muy bien. Y fue la tarde y fue la mañana: El día sexto.

Génesis 3:15
Y pondré enemistad entre ti y la mujer, Y entre tu simiente y su simiente. Él aplastará tu cabeza cuando tú hieras su calcañar.

1 Corintios 10:13
No os ha sobrevenido ninguna prueba que no sea humana, pero fiel es Dios, quien no os dejará ser probados más de lo que podéis; antes bien, juntamente con la prueba proveerá también la salida, para que podáis soportar.

Éxodo 20:13
No asesinarás.

Spanish Bible BTX 1999
© 1999 por la Sociedad Bíblica Iberoamericana Todos los derechos reservados Derechos internacionales registrados