A A A A A

Dios: [Bendición]


Lucas 6:38
Dad, y se os dará: medida buena, apretada, remecida y rebosante os darán en vuestro regazo. Porque con la medida que medís seréis medidos.

Mateo 5:4
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Filipenses 4:19
Mi Dios, pues, suplirá toda vuestra necesidad según su riqueza en gloria en Cristo Jesús.

Salmos 67:7
¡Bendíganos ’Elohim, y témanlo todos los confines de la tierra!

Números 6:24-25
[24] YHVH te bendiga y te guarde,[25] YHVH haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia.

Filipenses 4:6-7
[6] Por nada estéis angustiados, antes bien, por la oración y la súplica, en todo sean conocidas ante Dios vuestras peticiones con acción de gracias,[7] y la paz de Dios, que sobrepuja a todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Santiago 1:17
Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay cambio ni sombra de variación.

Jeremías 17:7-8
[7] Bendito aquel que confía en YHVH, Y cuya confianza está en YHVH.[8] Será como árbol plantado junto a las aguas, Que extiende sus raíces junto a las corrientes, y no teme cuando viene el calor, Pues que su follaje estará frondoso, Y en el año de sequía no se preocupará, Ni dejará de dar su fruto.

Isaías 41:10
No temas, porque Yo estoy contigo; No desmayes, porque Yo soy tu Dios; Te fortaleceré y siempre te ayudaré, Sí, Yo te sostendré con mi diestra victoriosa.

Juan 1:16
Porque de su plenitud tomamos todos; es decir, gracia por gracia,

Génesis 22:16-17
[16] y dijo: Por mí mismo he jurado, oráculo de YHVH: Por cuanto has hecho esto, y no has rehusado a tu hijo, tu único,[17] ciertamente te bendeciré, y multiplicaré inmensamente tu descendencia, como las estrellas de los cielos y como la arena que hay en la orilla del mar, y tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos,

Génesis 27:28-29
[28] Ha-’Elohim pues, te dé del rocío del cielo, Y de las fertilidades de la tierra, Y abundancia de grano y mosto.[29] Pueblos te sirvan, Y naciones se postren ante ti. Sé señor de tus hermanos, E inclínense ante ti los hijos de tu madre. Malditos los que te maldigan, Y benditos los que te bendigan.

Salmos 1:1-3
[1] ¡Cuán bienaventurado es el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni se detuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado![2] Sino que en la Ley de YHVH está su delicia, Y en su Ley medita de día y de noche.[3] Será como árbol plantado junto a corrientes de agua, Que da su fruto a su tiempo, y su hoja no se marchita, Y todo lo que hace prosperará.

Salmos 23:1-4
[1] YHVH es mi pastor, nada me falta.[2] En lugares de tiernos pastizales me hace descansar, Junto a aguas de reposo me conduce.[3] Restaura mi alma, Me guía por sendas de justicia por amor de su Nombre.[4] Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque Tú estás conmigo, Tu vara y tu cayado me infunden aliento.

2 Samuel 22:3-4
[3] Dios es mi Roca, en Él me refugiaré; Mi escudo, y el cuerno de mi salvación, Mi alto refugio, y mi Salvador. De la violencia me libraste.[4] Invocaré a YHVH, quien es digno de ser alabado, Y seré salvo de mis enemigos.

1 Juan 5:18
Sabemos que todo el que es nacido de Dios no peca, pues el que fue engendrado por Dios lo guarda, y el maligno no lo agarra.

Salmos 138:7
Aunque yo ande en medio de la angustia, Tú me vivificarás, Extenderás tu mano frente a la ira de mis enemigos, Y me salvará tu diestra.

2 Corintios 9:8
Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que teniendo en todo tiempo siempre todo lo necesario en todo, abundéis para toda obra buena.

Filipenses 4:7
y la paz de Dios, que sobrepuja a todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Spanish Bible BTX 1999
© 1999 por la Sociedad Bíblica Iberoamericana Todos los derechos reservados Derechos internacionales registrados