A A A A A

Adicional: [Alcohol]


1 Pedro 4:3
Porque el tiempo pasado basta para haber hecho la voluntad de los gentiles, viviendo en lascivias, en concupiscencias, en embriagueces, en desenfrenos, en orgías y en idolatrías abominables.

1 Timoteo 5:23
Ya no bebas agua, sino usa un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades.

Eclesiastés 9:7
Anda, come tu pan con gozo, y bebe tu vino con corazón alegre, porque tus obras ya son aceptables a Ha-’Elohim.

Efesios 5:18
No os embriaguéis con vino, en el cual hay desenfreno, antes bien, sed llenos del Espíritu,

Proverbios 20:1
EL vino es pendenciero, alborotador el licor: El que se tambalea con ellos no essabio.

Proverbios 23:31
No mires al vino cuando rojea, Y lanza destellos en la copa, Porque fluye suavemente,

Romanos 13:13
Andemos decentemente, como de día, no en orgías y borracheras, no en impurezas sexuales e indecencias, no en contienda y envidia.

Proverbios 31:4-5
[4] No es de reyes, oh Lemuel, no es de reyes darse al vino, Ni de príncipes al licor.[5] No sea que bebiendo, olviden lo instituido, Y perviertan el derecho de los afligidos.

Salmos 104:14-15
[14] El que hace brotar la hierba para el ganado, Y la vegetación para el servicio del hombre, Para que él saque el pan de la tierra,[15] Y el vino, que alegra el corazón del hombre; Y el aceite, que hace brillar su ros tro, Y el alimento, que sustenta el corazón del hombre.

1 Corintios 10:23-24
[23] Todo es lícito, pero no todo conviene; todo es lícito, pero no todo edifica.[24] Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

Isaías 62:8-9
[8] YHVH lo ha jurado con su diestra y su brazo poderoso: Ya no entregaré tu trigo por comida a tus enemigos, Ni los extranjeros se beberán más elvino por el cual tú trabajaste.[9] Los que lo cosechan lo comerán, Y alabarán a YHVH, Los que lo vendimian lo beberán en los atrios de mi Santuario.

Gálatas 5:19-21
[19] Y evidentes son las obras de la carne, las cuales son: fornicación, impureza, lascivia,[20] idolatría, hechicería, hostilidades, contienda, celos, enojos, rivalidades, disensiones, herejías,[21] envidias, borracheras, orgías, y cosas como éstas; sobre las cuales os amonesto de antemano, como antes dije, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

1 Corintios 9:19-23
[19] Entonces, siendo libre de todos, me hice esclavo de todos, para ganar al mayor número.[20] Es decir, a los judíos me hice como judío, por ganar a judíos; a los que están bajo la Ley, como quien está bajo la Ley (no estando yo bajo la Ley), para ganar a los que están bajo la Ley;[21] A los que están sin Ley, como sin Ley (no estando yo sin ley de Dios, sino en la ley de Cristo), para ganar a los que están sin Ley.[22] Me hice débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me hice de todo, para, de alguna manera, salvar a algunos.[23] Y todo hago por causa del Evangelio, para ser copartícipe de él.

Romanos 14:15-21
[15] Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no vives según el amor. No arruines con tu comida a aquél por quien Cristo murió.[16] No sea, pues, vituperado vuestro bien,[17] porque el reino de Dios no consiste en comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.[18] Porque el que en esto sirve al Mesías, es aceptable a Dios, y aprobado por los hombres.[19] Así pues, persigamos las cosas de la paz, y de la mutua edificación.[20] No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas en verdad son limpias, pero es malo que un hombre haga tropezar a otro por causa de lo que come.[21] Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tropieza tu hermano.

Juan 2:3-11
[3] Y faltando vino, la madre de Jesús le dice: No tienen vino.[4] Jesús le dice: Mujer, ¿y a ti y a mí qué? Aún no ha llegado mi hora.[5] Su madre dice a los que servían: Haced lo que os diga.[6] Y había allí seis tinajas pétreas asentadas conforme a la purificación de los judíos, cada una con capacidad de dos o tres metretas.[7] Jesús les dice: Llenad las tinajas de agua. Y las llenaron hasta el borde.[8] También les dice: Sacad ahora y llevad al maestresala. Y se lo llevaron.[9] Cuando el maestresala probó el agua hecha vino (porque no sabía de dónde provenía, aunque lo sabían los servidores que habían sacado el agua), el maestresala llama al esposo,[10] y le dice: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando están embriagados, el peor; pero tú has guardado el buen vino hasta ahora.[11] Este principio de las señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en Él.

Spanish Bible BTX 1999
© 1999 por la Sociedad Bíblica Iberoamericana Todos los derechos reservados Derechos internacionales registrados