A A A A A

Misterios: [Dinosaurios]


Isaías 27:1
En aquel día Jehovah castigará con su espada dura, grande y fuerte, al Leviatán, la serpiente furtiva, al Leviatán, la serpiente tortuosa; y matará también al monstruo que está en el mar.

Génesis 1:21
Y creó Dios los grandes animales acuáticos, todos los seres vivientes que se desplazan y que las aguas produjeron, según su especie, y toda ave alada según su especie. Vio Dios que esto era bueno,

Salmos 104:26
Sobre él van los navíos; allí está el Leviatán que hiciste para que jugase en él.

Romanos 1:18
Pues la ira de Dios se manifiesta desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que con injusticia detienen la verdad.

Génesis 1:24-31
[24] Entonces dijo Dios: "Produzca la tierra seres vivientes según su especie: ganado, reptiles y animales de la tierra, según su especie." Y fue así.[25] Hizo Dios los animales de la tierra según su especie, el ganado según su especie y los reptiles de la tierra según su especie. Y vio Dios que esto era bueno.[26] Entonces dijo Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, y en toda la tierra, y sobre todo animal que se desplaza sobre la tierra."[27] Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó.[28] Dios los bendijo y les dijo: "Sed fecundos y multiplicaos. Llenad la tierra; sojuzgadla y tened dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se desplazan sobre la tierra."[29] Dios dijo además: "He aquí que os he dado toda planta que da semilla que está sobre la superficie de toda la tierra, y todo árbol cuyo fruto lleva semilla; ellos os servirán de alimento.[30] Y a todo animal de la tierra, a toda ave del cielo, y a todo animal que se desplaza sobre la tierra, en que hay vida, toda planta les servirá de alimento." Y fue así.[31] Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno. Y fue la tarde y fue la mañana del sexto día.

Job 40:15-24
[15] He allí el Behemot, al cual yo hice junto contigo. Come hierba como el buey.[16] He aquí que su fuerza está en sus lomos y su vigor en los músculos de su vientre.[17] Pone su cola tensa como un cedro, y los nervios de sus muslos están entretejidos.[18] Sus huesos son como tubos de bronce, y su osamenta como barras de hierro.[19] Es una obra maestra de Dios. Sólo su Hacedor le puede acercar su espada.[20] Pues los montes producen hierba para él, donde retozan todos los animales del campo.[21] Se recuesta debajo del loto en lo oculto del cañaveral y del pantano.[22] Las plantas de loto lo cubren con su sombra; lo rodean los sauces del arroyo.[23] He aquí que cuando el río se desborda, él no se apresura a escapar. Estará confiado aunque todo el Jordán se arroje contra su boca.[24] ¿Lo atrapan cuando está vigilando? ¿Le perforan la nariz con garfios?

Job 41:1-10
[1] ¿Sacarás tú al Leviatán con anzuelo? ¿Sujetarás con una cuerda su lengua?[2] ¿Pondrás soga de juncos en sus narices? ¿Horadarás con gancho su quijada?[3] ¿Acaso te colmará de ruegos? ¿Te hablará con palabras sumisas?[4] ¿Hará un trato contigo, para que lo tomes por siervo perpetuo?[5] ¿Jugarás con él como con un pájaro? ¿Lo atarás para tus niñas?[6] ¿Negociarán por él los grupos de pescadores? ¿Se lo repartirán entre sí los mercaderes?[7] ¿Podrás llenar de arpones su piel o su cabeza con lanza de pescar?[8] Pon sobre él tu mano: Te acordarás de la batalla, ¡y nunca volverás a hacerlo![9] He aquí que toda esperanza del hombre se frustra, porque ante su solo aspecto uno cae hacia atrás.[10] Nadie hay tan osado que lo despierte. ¿Quién podrá presentarse delante de él?

Josué 10:1-10
[1] Sucedió que cuando Adonisedec, rey de Jerusalén, oyó que Josué había tomado Hai y la había destruido, haciendo con Hai y su rey lo que había hecho con Jericó y su rey, y que los habitantes de Gabaón habían hecho la paz con los israelitas y estaban entre ellos,[2] tuvo gran temor; porque Gabaón era una ciudad grande, como una de las ciudades reales, mayor que Hai, y porque todos sus hombres eran valientes.[3] Entonces Adonisedec rey de Jerusalén mandó a decir a Hojam rey de Hebrón, a Piream rey de Jarmut, a Jafía rey de Laquis y a Debir rey de Eglón:[4] "Subid y ayudadme a combatir a Gabaón, porque ha hecho la paz con Josué y con los hijos de Israel."[5] Entonces los cinco reyes de los amorreos (el rey de Jerusalén, el rey de Hebrón, el rey de Jarmut, el rey de Laquis y el rey de Eglón) se reunieron y subieron con todos sus ejércitos. Acamparon frente a Gabaón y combatieron contra ella.[6] Entonces los habitantes de Gabaón mandaron a decir a Josué, al campamento en Gilgal: "No abandones a tus siervos. Sube rápidamente a nosotros para protegernos y ayudarnos, porque todos los reyes de los amorreos que habitan en la región montañosa se han agrupado contra nosotros."[7] Josué subió de Gilgal con toda la gente de guerra y todos los hombres valientes,[8] y Jehovah dijo a Josué: —No tengas temor de ellos, porque yo los he entregado en tu mano. Ninguno de ellos podrá resistir delante de ti.[9] Después de subir toda la noche desde Gilgal, Josué cayó sobre ellos de repente.[10] Jehovah los turbó delante de Israel y los hirió con gran mortandad en Gabaón. Los persiguió por el camino que sube a Bet-jorón y los hirió hasta Azeca y Maqueda.

Spanish Bible 1989
Reina Valera Actualizada, © 1982, 1986, 1987, 1989 usada conpermiso