A A A A A

Dios: [Maldición]


Levítico 20:9
"Cuando alguna persona maldiga a su padre o a su madre, morirá irremisiblemente. Ha maldecido a su padre o a su madre; su sangre será sobre ella.

Deuteronomio 28:15
"Pero si no escuchas la voz de Jehovah tu Dios a fin de procurar poner por obra todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te mando hoy, todas estas maldiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán:

Éxodo 21:17
"El que maldiga a su padre o a su madre morirá irremisiblemente.

Jeremías 15:10
—¡Ay de mí, madre mía, que me diste a luz, como hombre de contienda y hombre de discordia para toda la tierra! No he prestado, ni me han prestado; sin embargo, todos me maldicen.

Gálatas 3:13
Cristo nos redimió de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero),

Éxodo 34:7
que conserva su misericordia por mil generaciones, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado; pero que de ninguna manera dará por inocente al culpable; que castiga la maldad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación!

Lucas 6:28
bendecid a los que os maldicen y orad por los que os maltratan.

Números 14:18
"Jehovah es lento para la ira y grande en misericordia. El perdona la iniquidad y la rebelión, pero de ninguna manera dará por inocente al culpable. Castiga la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación."

Génesis 3:17
Y al hombre dijo: —Porque obedeciste la voz de tu mujer y comiste del árbol del que te mandé diciendo: "No comas de él," sea maldita la tierra por tu causa. Con dolor comerás de ella todos los días de tu vida;

Proverbios 26:2
Como escapa el ave y vuela la golondrina, así la maldición sin causa no se realizará.

Deuteronomio 5:9
No te inclinarás ante ellas ni les rendirás culto; porque yo soy Jehovah tu Dios, un Dios celoso que castigo la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación de los que me aborrecen.

Gálatas 5:1
Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no os pongáis otra vez bajo el yugo de la esclavitud.

Éxodo 20:5
No te inclinarás ante ellas ni les rendirás culto, porque yo soy Jehovah tu Dios, un Dios celoso que castigo la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación de los que me aborrecen.

2 Corintios 5:17
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

1 Juan 4:4
Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido, porque el que está en vosotros es mayor que el que está en el mundo.

2 Samuel 16:5-8
[5] Al llegar el rey David a Bajurim, he aquí que salió de allí un hombre de la familia de la casa de Saúl, que se llamaba Simei hijo de Gera. Mientras salía, iba maldiciendo[6] y arrojando piedras a David y a todos los servidores del rey David; pero todo el pueblo y todos los hombres valientes estaban a su derecha y a su izquierda.[7] Simei decía maldiciéndole: —¡Fuera, fuera, hombre sanguinario y hombre perverso![8] Jehovah ha hecho recaer sobre ti toda la sangre de la casa de Saúl, en cuyo lugar has reinado. Pero Jehovah ha entregado el reino en mano de tu hijo Absalón, y he aquí que estás en desgracia, porque eres un hombre sanguinario.

Deuteronomio 21:23
no quedará su cuerpo en el árbol durante la noche. Sin falta le darás sepultura el mismo día, porque el ahorcado es una maldición de Dios. Así no contaminarás la tierra que Jehovah tu Dios te da como heredad.

Éxodo 20:5-6
[5] No te inclinarás ante ellas ni les rendirás culto, porque yo soy Jehovah tu Dios, un Dios celoso que castigo la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación de los que me aborrecen.[6] Pero muestro misericordia por mil generaciones a los que me aman y guardan mis mandamientos.

1 Samuel 17:43
Y el filisteo preguntó a David: —¿Acaso soy yo un perro para que vengas contra mí con palos? El filisteo maldijo a David por sus dioses.

Ezequiel 18:20
El alma que peca, ésa morirá. El hijo no cargará con el pecado del padre, ni el padre cargará con el pecado del hijo. La justicia del justo será sobre él, y la injusticia del impío será sobre él.

Jeremías 31:29-30
[29] "En aquellos días no dirán más: ‘Los padres comieron las uvas agrias, y los dientes de los hijos sufren la dentera’;[30] sino que cada cual morirá por su propio pecado. Los dientes de todo hombre que coma las uvas agrias sufrirán la dentera.

Éxodo 20:6
Pero muestro misericordia por mil generaciones a los que me aman y guardan mis mandamientos.

Deuteronomio 18:10-12
[10] No sea hallado en ti quien haga pasar por fuego a su hijo o a su hija, ni quien sea mago, ni exorcista, ni adivino, ni hechicero,[11] ni encantador, ni quien pregunte a los espíritus, ni espiritista, ni quien consulte a los muertos.[12] Porque cualquiera que hace estas cosas es una abominación a Jehovah. Y por estas abominaciones Jehovah tu Dios los echa de delante de ti.

Romanos 8:37-39
[37] Más bien, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.[38] Por lo cual estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo porvenir, ni poderes,[39] ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.

1 Pedro 5:8-9
[8] Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar.[9] Resistid al tal, estando firmes en la fe, sabiendo que los mismos sufrimientos se van cumpliendo entre vuestros hermanos en todo el mundo.

Génesis 3:17-19
[17] Y al hombre dijo: —Porque obedeciste la voz de tu mujer y comiste del árbol del que te mandé diciendo: "No comas de él," sea maldita la tierra por tu causa. Con dolor comerás de ella todos los días de tu vida;[18] espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo.[19] Con el sudor de tu frente comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste tomado. Porque polvo eres y al polvo volverás.

Génesis 4:10-12
[10] Le preguntó: —¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.[11] Ahora pues, maldito seas tú, lejos de la tierra que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano.[12] Cuando trabajes la tierra, ella no te volverá a dar su fuerza. Y serás errante y fugitivo en la tierra.

Génesis 9:18-27
[18] Los hijos de Noé que salieron del arca fueron: Sem, Cam y Jafet. Cam fue el padre de Canaán.[19] Estos tres fueron los hijos de Noé, y a partir de ellos fue poblada toda la tierra.[20] Entonces Noé comenzó a cultivar la tierra y plantó una viña.[21] Y bebiendo el vino, se embriagó y quedó desnudo en medio de su tienda.[22] Cam, el padre de Canaán, vio la desnudez de su padre y lo contó a sus dos hermanos que estaban fuera.[23] Entonces Sem y Jafet tomaron un manto, lo pusieron sobre sus propios hombros, y yendo hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre. Como tenían vuelta la cara, ellos no vieron la desnudez de su padre.[24] Cuando Noé se despertó de su embriaguez y se enteró de lo que le había hecho su hijo menor,[25] dijo: "Maldito sea Canaán. Sea el siervo de los siervos de sus hermanos."[26] Dijo además: "Bendito sea Jehovah, el Dios de Sem, y sea Canaán su siervo.[27] Engrandezca Dios a Jafet y habite en las tiendas de Sem, y sea Canaán su siervo."

1 Reyes 2:32-46
[32] Jehovah hará recaer su sangre sobre su cabeza, porque sin que lo supiera mi padre David, arremetió y mató a espada a dos hombres más justos y mejores que él: a Abner hijo de Ner, jefe del ejército de Israel; y a Amasa hijo de Jeter, jefe del ejército de Judá.[33] La sangre de ellos recaiga sobre la cabeza de Joab y sobre la cabeza de sus descendientes, para siempre. Pero haya paz de parte de Jehovah para David y sus descendientes, y para su casa y su trono, por siempre.[34] Entonces Benaías hijo de Joyada fue, arremetió contra él y lo mató. Y fue sepultado en su casa en el desierto.[35] El rey puso en su lugar, al mando del ejército, a Benaías hijo de Joyada; también el rey puso al sacerdote Sadoc en lugar de Abiatar.[36] Después el rey envió a llamar a Simei y le dijo: —Edifícate una casa en Jerusalén y habita allí. No salgas de allí a ninguna parte,[37] porque debes saber bien que el día que salgas y cruces el arroyo de Quedrón, morirás irremisiblemente; y tu sangre recaerá sobre tu cabeza.[38] Simei dijo al rey: —Está bien lo que dices. Tu siervo hará así como ha dicho mi señor el rey. Simei habitó en Jerusalén mucho tiempo.[39] Pero aconteció, pasados tres años, que se le escaparon a Simei dos esclavos y se fueron a Aquis hijo de Maaca, rey de Gat. E informaron a Simei, diciendo: "He aquí que tus esclavos están en Gat."[40] Entonces Simei se levantó, aparejó su asno y fue a Gat, ante Aquis, para buscar a sus esclavos. Fue, pues, Simei e hizo volver de Gat a sus esclavos.[41] Se le informó a Salomón que Simei había ido de Jerusalén a Gat y que había regresado.[42] El rey envió a llamar a Simei y le dijo: —¿No te hice jurar por Jehovah y te advertí diciendo: "El día que salgas y vayas a alguna parte, ten por cierto que morirás irremisiblemente"? Y tú me dijiste: "Está bien lo que dices; yo obedeceré."[43] ¿Por qué, pues, no guardaste el juramento de Jehovah y el mandato que te impuse?[44] —El rey dijo además a Simei—: Tú conoces, tú conoces bien toda la maldad que cometiste contra mi padre David. Jehovah, pues, ha vuelto tu maldad sobre tu cabeza.[45] El rey Salomón será bendito, y el trono de David será firme delante de Jehovah para siempre.[46] Entonces el rey mandó a Benaías hijo de Joyada, quien salió y arremetió contra Simei, y éste murió. Así fue consolidado el reino en mano de Salomón.

Job 2:9
Entonces su mujer le dijo: —¿Todavía te aferras a tu integridad? ¡Maldice a Dios, y muérete!

Job 19:17
Mi aliento ha venido a ser repulsivo a mi mujer, y apesto aun ante mis propios hijos.

Job 1:10
¿Acaso no le has protegido a él, a su familia y a todo lo que tiene? El trabajo de sus manos has bendecido, y sus posesiones se han aumentado en la tierra.

Efesios 6:10-17
[10] Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza.[11] Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis hacer frente a las intrigas del diablo;[12] porque nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados, contra autoridades, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares celestiales.[13] Por esta causa, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haberlo logrado todo, quedar firmes.[14] Permaneced, pues, firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, vestidos con la coraza de justicia[15] y calzados vuestros pies con la preparación para proclamar el evangelio de paz.[16] Y sobre todo, armaos con el escudo de la fe con que podréis apagar todos los dardos de fuego del maligno.[17] Tomad también el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios,

Mateo 5:22
Pero yo os digo que todo el que se enoja con su hermano será culpable en el juicio. Cualquiera que le llama a su hermano ‘necio’ será culpable ante el Sanedrín; y cualquiera que le llama ‘fatuo’ será expuesto al infierno de fuego.

Romanos 3:23
porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios,

Romanos 6:23
Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Génesis 9:25
dijo: "Maldito sea Canaán. Sea el siervo de los siervos de sus hermanos."

Salmos 104:9
Les pusiste un límite, el cual no traspasarán, ni volverán a cubrir la tierra.

Génesis 6:12
Dios miró la tierra, y he aquí que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.

Génesis 7:20
Las montañas fueron cubiertas, y las aguas crecieron quince codos por encima.

Génesis 8:5-9
[5] y las aguas siguieron decreciendo hasta el mes décimo. El primer día del mes décimo se hicieron visibles las cumbres de las montañas.[6] Y sucedió que cuarenta días después Noé abrió la ventana del arca que había hecho,[7] y envió un cuervo que iba y venía hasta que las aguas se secaron sobre la tierra.[8] También envió una paloma para ver si las aguas habían disminuido sobre la superficie de la tierra.[9] La paloma no halló donde asentar la planta de su pie y volvió a él, al arca, porque las aguas todavía cubrían la superficie de toda la tierra. Entonces él extendió su mano, la tomó y la hizo entrar consigo en el arca.

Génesis 9:11
Yo establezco mi pacto con vosotros: Ninguna carne volverá a ser exterminada jamás por las aguas del diluvio, ni habrá otra vez diluvio para destruir la tierra."

Romanos 12:14
Bendecid a los que os persiguen; bendecid y no maldigáis.

Spanish Bible 1989
Reina Valera Actualizada, © 1982, 1986, 1987, 1989 usada conpermiso