A A A A A

Iglesia: [Diáconos]


1 Timoteo 3:1-13
[1] PALABRA fiel: Si alguno apetece obispado, buena obra desea.[2] Conviene, pues, que el obispo sea irreprensible, marido de una [sola] mujer, solícito, templado, compuesto, hospedador, apto para enseñar;[3] No amador del vino, no heridor, no codicioso de torpes ganancias, sino moderado; no litigioso, ajeno de avaricia:[4] Que gobierne bien su casa, que tenga sus hijos en sujecion con toda honestidad;[5] (Porque el que no sabe gobernar su casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)[6] No un neófito, porque, inflándose no caiga en juicio del diablo.[7] Tambien conviene que tenga buen testimonio de los extraños; porque no caiga en afrenta y en lazo del diablo.[8] Los diáconos asimismo [deben ser] honestos, no bilingües, no dados a mucho vino, no amadores de torpes ganancias;[9] Que tengan el misterio de la fé con limpia conciencia.[10] Y estos tambien sean ántes probados; y así ministren, si fueren sin crímen.[11] Las mujeres asimismo honestas, no detractoras, templadas, fieles en todo.[12] Los diáconos sean maridos de una [sola] mujer, que gobiernen bien sus hijos y sus casas.[13] Porque los que bien ministraren, ganan para sí buen grado, y mucha confianza en la fé que [es] en Cristo Jesus.

Filipenses 1:1
PABLO y Timotéo, siervos de Jesu-Cristo, á todos los santos en Cristo Jesus, que están en Filipos, con los obispos y diáconos:

Hechos 6:1-7
[1] EN aquellos dias, creciendo el número de los discípulos, hubo murmuracion de los Griegos contra los Hebréos; de que sus viudas eran menospreciadas en el ministerio cotidiano.[2] Así que los doce convocaron la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, y sirvamos á las mesas.[3] Buscad pues, hermanos, siete varones de vosotros de buen testimonio, llenos de Espíritu Santo y de sabiduría, los cuales pongamos en esta obra.[4] Y nosotros persistirémos en la oracion y en el ministerio de la palabra.[5] Y plugo el parecer á toda la multitud; y eligieron á Esteban, varon lleno de fé y de Espíritu Santo, y á Felipe, y á Procoro, y á Nicanor y á Timon, y á Parmenas, y á Nicolás, prosélito de Antioquía.[6] A estos presentaron delante de los apóstoles, los cuales orando les pusieron las manos encima.[7] Y crecia la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba mucho en Jerusalem: tambien una gran multitud de los sacerdotes obedecia á la fé.

Romanos 16:1
ENCOMIÉNDOOS empero á Febe nuestra hermana, la cual es diaconisa de la iglesia que está en Cenchreas:

Tito 1:7
Porque es menester que el obispo sea sin crimen, como dispensador de Dios; no soberbio, no iracundo, no amador del vino, no heridor, no codicioso de torpes ganancias;

Hechos 6:3
Buscad pues, hermanos, siete varones de vosotros de buen testimonio, llenos de Espíritu Santo y de sabiduría, los cuales pongamos en esta obra.

Juan 8:32
Y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará

Efesios 4:11
Y él mismo dió unos, ciertamente apóstoles; y otros, profetas; y otros evangelistas; y otros, pastores y doctores.

Hechos 20:28
Por tanto mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual ganó por su sangre.

Juan 6:54
El que come mi carne, y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el dia postrero.

Marcos 6:3
¿No es este el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, y de José, y de Júdas, y de Simon? ¿No están tambien aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban en él.

1 Corintios 12:28
Y á unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero, doctores: luego facultades; luego dones de sanidades, ayudas, gobernaciones, géneros de lenguas.

Gálatas 1:19
Mas á ningun otro de los apóstoles ví, sino á Jacobo el hermano del Señor.

Hebreos 13:17
Obedeced á vuestros pastores, y sujetáos á ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como aquellos que han de dar cuenta, para que lo hagan con alegría, y no gimiendo, porque esto no os es útil.

Juan 3:3-5
[3] Respondió Jesus, y díjole: De cierto de cierto te digo, que el que no naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios.[4] Dícele Nicodemo: ¿Cómo puede el hombre nacer siendo viejo? ¿puede entrar otra vez en el vientre de su madre, y nacer?[5] Respondió Jesus: De cierto, de cierto é digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

Hebreos 12:14
Seguid la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie vera al Señor:

Hechos 6:4
Y nosotros persistirémos en la oracion y en el ministerio de la palabra.

1 Timoteo 3:1-7
[1] PALABRA fiel: Si alguno apetece obispado, buena obra desea.[2] Conviene, pues, que el obispo sea irreprensible, marido de una [sola] mujer, solícito, templado, compuesto, hospedador, apto para enseñar;[3] No amador del vino, no heridor, no codicioso de torpes ganancias, sino moderado; no litigioso, ajeno de avaricia:[4] Que gobierne bien su casa, que tenga sus hijos en sujecion con toda honestidad;[5] (Porque el que no sabe gobernar su casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)[6] No un neófito, porque, inflándose no caiga en juicio del diablo.[7] Tambien conviene que tenga buen testimonio de los extraños; porque no caiga en afrenta y en lazo del diablo.

1 Timoteo 2:12
Porque no permito á la mujer enseñar, ni tomar autoridad sobre el hombre, sino estar en silencio.

Hechos 14:23
Y habiéndoles constituido ancianos en cada una de las iglesias, y habiendo orado con ayunos, les encomendaron al Señor en el cual habian creido.

1 Timoteo 5:17
Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doblada honra; mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

Hebreos 13:7
Acordáos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; la fé de los cuales imitad, considerando cuál haya sido el éxito de su conducta.

Tito 1:8
Sino hospedador, amador de lo bueno, templado, justo, santo, continente;

1 Pedro 5:2
Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, teniendo cuidado [de ella,] no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino de un ánimo pronto;

Tito 1:6
El que fuere sin crimen, marido de una mujer, que tenga hijos fieles, que no estén acusados de disolucion, ó contumaces.

1 Timoteo 5:22
No impongas de ligero las manos á alguno, ni comuniques en pecados ajenos: consérvate en limpieza.

Tito 1:5
Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo que falta, y pusieses ancianos por las villas, así como yo te mandé:

Gálatas 4:19
Hijitos mios, que vuelvo otra vez á estar de parto de vosotros, hasta que Cristo sea formado en vosotros,

Spanish Bible 1858
Public Domain