A A A A A

Buen Personaje: [Aceptación]


1 Corintios 5:11-13
[11] Mas ahora os he escrito, que no os envolváis, es a saber , que si alguno llamándose hermano fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón, con el tal ni aun comáis.[12] ¿Por qué voy a juzgar los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros de los que están dentro?[13] Porque de los que están fuera, Dios los juzgará. Quitad pues a ese malo de vosotros mismos.

1 Juan 1:9
Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad.

1 Pedro 3:8-9
[8] Y finalmente, sed todos de un consentimiento, de una afección, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables;[9] no volviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino antes por el contrario, bendiciendo, sabiendo que vosotros sois llamados para que poseáis bendición en herencia.

Juan 3:16
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Proverbios 13:20
El que anda con los sabios, sabio será; mas el que se allega a los locos, será destruido.

Romanos 2:11
Porque no hay acepción de personas para con Dios.

Romanos 5:8
Mas Dios encarece su caridad para con nosotros, en que siendo aún pecadores, el Cristo murió por nosotros.

Romanos 8:31
¿Pues qué diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién será contra nosotros?

Romanos 14:1-2
[1] Al enfermo en la fe sobrellevad, pero no hasta discernimientos dudosos.[2] Porque alguno cree que se ha de comer de todas las cosas; otro enfermo, come legumbres.

Hebreos 10:24-25
[24] Y considerémonos los unos a los otros para provocarnos a la caridad, y a las buenas obras;[25] no dejando nuestra congregación, como algunos tienen por costumbre, mas exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Juan 6:35-37
[35] Y Jesús les dijo: YO SOY el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.[36] Mas ya os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis.[37] Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.

Colosenses 3:12-14
[12] Vestíos pues, (como escogidos de Dios, santos y amados) de entrañas de misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de tolerancia;[13] soportándoos los unos a los otros, y perdonándoos los unos a los otros, si alguno tuviere queja del otro, de la manera que el Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.[14] Y sobre todas estas cosas vestíos de caridad, la cual es el vínculo de la perfección.

Mateo 5:38-42
[38] Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente.[39] Mas yo os digo: No resistáis con mal; antes a cualquiera que te hiriere en tu mejilla diestra, vuélvele también la otra;[40] y al que quisiere ponerte a pleito y tomarte tu ropa, déjale también la capa;[41] y a cualquiera que te cargare por una milla, ve con él dos.[42] Al que te pidiere, dale; y al que quisiere tomar de ti prestado, no se lo rehuses.

Mateo 25:34-40
[34] Entonces el Rey dirá a los que estarán a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el Reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.[35] Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui huésped, y me recogisteis;[36] desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí.[37] Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos? ¿O sediento, y te dimos de beber?[38] ¿Y cuándo te vimos huésped, y te recogimos? ¿O desnudo, y te cubrimos?[39] ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?[40] Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicisteis.

Romanos 15:1-7
[1] Así que, los que somos más firmes, debemos sobrellevar las flaquezas de los flacos, y no agradarnos a nosotros mismos.[2] Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en bien, para edificación.[3] Porque el Cristo no se agradó a sí mismo; antes bien , como está escrito: Los vituperios de los que te vituperan, cayeron sobre mí.[4] Porque las cosas que antes fueron escritas, para nuestra enseñanza fueron escritas; para que por el padecer con paciencia, y por la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.[5] Mas el Dios de la paciencia y de la consolación os dé que entre vosotros seáis unánimes según el Ungido Jesús;[6] para que concordes, a una voz glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesús, el Cristo.[7] Por tanto, sobrellevaos los unos a los otros, como también el Cristo nos sobrellevó, para gloria de Dios.

Romanos 14:10-19
[10] Mas tú ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos estaremos delante del tribunal del Cristo.[11] Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que a mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios.[12] De manera que, cada uno de nosotros dará a Dios razón de sí.[13] Así que, no juzguemos más los unos de los otros; antes bien juzgad de que no pongáis tropiezo o escándalo al hermano.[14] Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que por amor a él nada hay inmundo; mas a aquel que piensa de alguna cosa ser inmunda, para él es inmunda.[15] Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme a la caridad. No eches a perder con tu comida a aquel por el cual el Cristo murió.[16] Así que no sea blasfemado vuestro bien;[17] que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo por el Espíritu Santo.[18] Porque el que en esto sirve al Cristo, agrada a Dios, y es acepto a los hombres.[19] Así que, sigamos lo que hace a la paz, y a la edificación de los unos a los otros.

Spanish Bible 1569
Public Domain 1569