A A A A A

Additionnel: [Cannibalisme]


Jérémie 19:9
Et je leur ferai manger la chair de leurs fils, et la chair de leurs filles; et chacun mangera la chair de son compagnon durant le siège, et dans l'extrémité où les réduiront leurs ennemis, et ceux qui cherchent leur vie.

Ézéchiel 5:10
Por eso los padres comerán á los hijos en medio de ti, y los hijos comerán á sus padres; y haré en ti juicios, y esparciré á todos vientos todo tu residuo.

Lévitique 26:29
Y comeréis las carnes de vuestros hijos, y comeréis las carnes de vuestras hijas:

2 Rois 6:28-29
[28] Y díjole el rey: ¿Qué tienes? Y ella respondió: Esta mujer me dijo: Da acá tu hijo, y comámoslo hoy, y mañana comeremos el mío.[29] Cocimos pues mi hijo, y le comimos. El día siguiente yo le dije: Da acá tu hijo, y comámoslo. Mas ella ha escondido su hijo.

Lamentations 4:10
Las manos de las mujeres piadosas cocieron á sus hijos; Fuéronles comida en el quebrantamiento de la hija de mi pueblo.

Lamentations 2:20
Mira, oh Jehová, y considera á quién has hecho así. ¿Han de comer las mujeres su fruto, los pequeñitos de sus crías? ¿Han de ser muertos en el santuario del Señor el sacerdote y el profeta?

Deutéronome 28:53-57
[53] Y comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehová tu Dios te dió, en el cerco y en al apuro con que te angustiará tu enemigo.[54] El hombre tierno en ti, y el muy delicado, su ojo será maligno para con su hermano, y para con la mujer de su seno, y para con el resto de sus hijos que le quedaren;[55] Para no dar á alguno de ellos de la carne de sus hijos, que él comerá, porque nada le habrá quedado, en el cerco y en el apuro con que tu enemigo te oprimirá en todas tus ciudades.[56] La tierna y la delicada entre vosotros, que nunca la planta de su pie probó á sentar sobre la tierra, de ternura y delicadeza, su ojo será maligno para con el marido de su seno, y para con su hijo, y para con su hija,[57] Y para con su chiquita que sale de entre sus pies, y para con sus hijos que pariere; pues los comerá escondidamente, á falta de todo, en el cerco y en el apuro con que tu enemigo te oprimirá en tus ciudades.

Genèse 1:26-27
[26] Y dijo Dios: Hagamos al hombre á nuestra imagen, conforme á nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra.[27] Y crió Dios al hombre á su imagen, á imagen de Dios lo crió; varón y hembra los crió.

2 Corinthiens 5:8
Mas confiamos, y más quisiéramos partir del cuerpo, y estar presentes al Señor.

Luc 16:19-26
[19] Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez.[20] Había también un mendigo llamado Lázaro, el cual estaba echado á la puerta de él, lleno de llagas,[21] Y deseando hartarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas.[22] Y aconteció que murió el mendigo, y fué llevado por los ángeles al seno de Abraham: y murió también el rico, y fué sepultado.[23] Y en el infierno alzó sus ojos, estando en los tormentos, y vió á Abraham de lejos, y á Lázaro en su seno.[24] Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía á Lázaro que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque soy atormentado en esta llama.[25] Y díjole Abraham: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; mas ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.[26] Y además de todo esto, una grande sima está constituída entre nosotros y vosotros, que los que quisieren pasar de aquí á vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá.

Apocalypse 20:11-15
[11] Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él, de delante del cual huyó la tierra y el cielo; y no fué hallado el lugar de ellos.[12] Y vi los muertos, grandes y pequeños, que estaban delante de Dios; y los libros fueron abiertos: y otro libro fué abierto, el cual es de la vida: y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.[13] Y el mar dió los muertos que estaban en él; y la muerte y el infierno dieron los muertos que estaban en ellos; y fué hecho juicio de cada uno según sus obras.[14] Y el infierno y la muerte fueron lanzados en el lago de fuego. Esta es la muerte segunda.[15] Y el que no fué hallado escrito en el libro de la vida, fué lanzado en el lago de fuego.

Deutéronome 28:53
Y comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehová tu Dios te dió, en el cerco y en al apuro con que te angustiará tu enemigo.

1 Corinthiens 14:34-35
[34] Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley dice.[35] Y si quieren aprender alguna cosa, pregunten en casa á sus maridos; porque deshonesta cosa es hablar una mujer en la congregación.

Luc 1:37
Porque ninguna cosa es imposible para Dios.

Jean 1:1
EN el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

Deutéronome 28:57
No compartirá el hijo que acaba de parir, ni su placenta, sino que se los comerá en secreto, pues será lo único que le quede. ¡Tal será la angustia que te hará sentir tu enemigo durante el asedio de todas tus ciudades!

1 Timothée 2:11-15
[11] La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.[12] Porque no permito á la mujer enseñar, ni tomar autoridad sobre el hombre, sino estar en silencio.[13] Porque Adam fué formado el primero, después Eva;[14] Y Adam no fué engañado, sino la mujer, siendo seducida, vino á ser envuelta en transgresión:[15] Empero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en la fe y caridad y santidad, con modestia.

1 Timothée 5:3-16
[3] Honra á las viudas que en verdad son viudas.[4] Pero si alguna viuda tuviere hijos, ó nietos, aprendan primero á gobernar su casa piadosamente, y á recompensar á sus padres: porque esto es lo honesto y agradable delante de Dios.[5] Ahora, la que en verdad es viuda y solitaria, espera en Dios, y es diligente en suplicaciones y oraciones noche y día.[6] Pero la que vive en delicias, viviendo está muerta.[7] Denuncia pues estas cosas, para que sean sin reprensión.[8] Y si alguno no tiene cuidado de los suyos, y mayormente de los de su casa, la fe negó, y es peor que un infiel.[9] La viuda sea puesta en clase especial, no menos que de sesenta años, que haya sido esposa de un solo marido.[10] Que tenga testimonio en buenas obras; si crió hijos; si ha ejercitado la hospitalidad; si ha lavado los pies de los santos; si ha socorrido á los afligidos; si ha seguido toda buena obra.[11] Pero viudas más jóvenes no admitas: porque después de hacerse licenciosas contra Cristo, quieren casarse.[12] Condenadas ya, por haber falseado la primera fe.[13] Y aun también se acostrumbran á ser ociosas, á andar de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también parleras y curiosas, hablando lo que no conviene.[14] Quiero pues, que las que son jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen la casa; que ninguna ocasión den al adversario para maldecir.[15] Porque ya algunas han vuelto atrás en pos de Satanás.[16] Si algún fiel ó alguna fiel tiene viudas, manténgalas, y no sea gravada la iglesia; á fin de que haya lo suficiente para las que de verdad son viudas.

1 Corinthiens 11:2-16
[2] Y os alabo, hermanos, que en todo os acordáis de mi, y retenéis las instrucciones mías, de la manera que os enseñé.[3] Mas quiero que sepáis, que Cristo es la cabeza de todo varón; y el varón es la cabeza de la mujer; y Dios la cabeza de Cristo.[4] Todo varón que ora ó profetiza cubierta la cabeza, afrenta su cabeza.[5] Mas toda mujer que ora ó profetiza no cubierta su cabeza, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se rayese.[6] Porque si la mujer no se cubre, trasquílese también: y si es deshonesto á la mujer trasquilarse ó raerse, cúbrase.[7] Porque el varón no ha de cubrir la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios: mas la mujer es gloria del varón.[8] Porque el varón no es de la mujer, sino la mujer del varón.[9] Porque tampoco el varón fué criado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.[10] Por lo cual, la mujer debe tener señal de potestad sobre su cabeza, por causa de los ángeles.[11] Mas ni el varón sin la mujer, ni la mujer sin el varón, en el Señor.[12] Porque como la mujer es del varón, así también el varón es por la mujer: empero todo de Dios.[13] Juzgad vosotros mismos: ¿es honesto orar la mujer á Dios no cubierta?[14] La misma naturaleza ¿no os enseña que al hombre sea deshonesto criar cabello?[15] Por el contrario, á la mujer criar el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello.[16] Con todo eso, si alguno parece ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios.

Spanish Bible Reina Valera 1909
Public Domain: Reina Valera 1909