← 19 21 →

Proverbios 20

1

El vino hace burla; el licor alborota. Y cualquiera que se descarría no es sabio.

2

Como rugido de león es la indignación del rey; el que lo enfurece peca contra sí mismo.

3

Al hombre le es honroso apartarse de la contienda, pero todo insensato se envolverá en ella.

4

El perezoso no ara al comienzo de la estación; buscará en el tiempo de la siega y no hallará.

5

Como aguas profundas es el propósito en el corazón del hombre, pero el hombre de entendimiento logrará extraerlo.

6

Muchos hombres proclaman su propia bondad; pero un hombre fiel, ¿quién lo hallará?

7

El justo camina en su integridad; bienaventurados serán sus hijos después de él.

8

El rey se sienta en el trono del juicio; con su mirada disipa todo mal.

9

¿Quién podrá decir: "Yo he limpiado mi corazón; limpio estoy de mi pecado"?

10

Pesas falsas y medidas falsas: Ambas cosas son una abominación a Jehovah.

11

Aun el muchacho es conocido por sus hechos, si su conducta es pura y recta.

12

El oído que oye y el ojo que ve, ambas cosas ha hecho Jehovah.

13

No ames el sueño, para que no te empobrezcas; abre tus ojos, y te saciarás de pan.

14

El que compra dice: "Malo es, malo es"; pero apartándose, se jacta de lo comprado.

15

Existen el oro y una gran cantidad de perlas, pero los labios que saben son algo más precioso.

16

Quítale su ropa al que salió fiador del extraño, y tómale prenda al que se fía de la mujer ajena.

17

Sabroso es al hombre el pan mal adquirido; pero cuando haya llenado su boca, se convertirá en cascajo.

18

Confirma los planes mediante el consejo y haz la guerra con estrategia.

19

El que anda con chismes revela el secreto; no te metas con el suelto de lengua.

20

Al que maldice a su padre o a su madre, su lámpara se le apagará en medio de las tinieblas.

21

Los bienes adquiridos apresuradamente al comienzo, al fin de cuentas no serán bendecidos.

22

No digas: "Devolveré el mal." Espera a Jehovah, y él te salvará.

23

Las pesas falsas son una abominación a Jehovah; y la balanza de engaño no es algo bueno.

24

De Jehovah son los pasos del hombre; ¿cómo podrá el hombre, por sí solo, entender su camino?

25

Es una trampa para el hombre declarar a la ligera algo como consagrado, y reflexionar sólo después de haber hecho los votos.

26

El rey sabio dispersa a los impíos, y sobre ellos hace rodar la rueda.

27

Lámpara de Jehovah es el espíritu del hombre, la cual escudriña lo más recóndito del ser.

28

La misericordia y la verdad guardan al rey, y con justicia sustenta su trono.

29

La gloria de los jóvenes es su fuerza; y el esplendor de los ancianos, sus canas.

30

Las marcas de los azotes purifican del mal, y los golpes purifican al corazón.

Spanish Bible 1989
Reina Valera Actualizada, © 1982, 1986, 1987, 1989 usada conpermiso