Biblia en un año
Enero 20


Génesis 1:1-31
1. En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
2. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
3. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.
4. Y vio Dios que la luz era buena; y apartó Dios a la luz de las tinieblas.
5. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche; y fue la tarde y la mañana un día.
6. Y dijo Dios: Sea un extendimiento en medio de las aguas, y haya apartamiento entre aguas y aguas.
7. E hizo Dios un extendimiento, y apartó las aguas que estaban debajo del extendimiento, de las aguas que estaban sobre el extendimiento; y fue así.
8. Y llamó Dios al extendimiento Cielos; y fue la tarde y la mañana el día segundo.
9. Y dijo Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco; y fue así.
10. Y llamó Dios a lo seco Tierra, y al ayuntamiento de las aguas llamó Mares; y vio Dios que era bueno.
11. Y dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que haga simiente; árbol de fruto que haga fruto según su naturaleza, que su simiente esté en él sobre la tierra; y fue así.
12. Y produjo la tierra hierba verde, hierba que hace simiente según su naturaleza, y árbol que hace fruto, cuya simiente está en él según su naturaleza; y vio Dios que era bueno.
13. Y fue la tarde y la mañana el día tercero.
14. Y dijo Dios: Sean luminarias en el extendimiento de los cielos para apartar el día y la noche; y sean por señales, y por tiempos determinados , y por días y años;
15. y sean por luminarias en el extendimiento de los cielos para alumbrar sobre la tierra; y fue así.
16. E hizo Dios las dos luminarias grandes; la luminaria grande para que señorease en el día, y la luminaria pequeña para que señorease en la noche, y las estrellas.
17. Y las puso Dios en el extendimiento de los cielos, para alumbrar sobre la tierra,
18. y para señorear en el día y en la noche, y para apartar la luz y las tinieblas; y vio Dios que era bueno.
19. Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.
20. Y dijo Dios: Produzcan las aguas gran cantidad de criaturas de alma viviente, y aves que vuelen sobre la tierra, sobre la faz del extendimiento de los cielos.
21. Y creó Dios los grandes dragones, y todo animal que vive , que las aguas produjeron según sus naturalezas, y toda ave de alas según su naturaleza; y vio Dios que era bueno.
22. Y Dios los bendijo diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y las aves se multipliquen en la tierra.
23. Y fue la tarde y la mañana el día quinto.
24. Y dijo Dios: Produzca la tierra alma viviente según su naturaleza, bestias y serpientes, y animales de la tierra según su naturaleza; y fue así.
25. E hizo Dios animales de la tierra según su naturaleza, y bestias según su naturaleza, y todas las serpientes de la tierra según su naturaleza; y vio Dios que era bueno.
26. Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en toda serpiente que se anda arrastrando sobre la tierra.
27. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó.
28. Y los bendijo Dios; y les dijo Dios: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, y en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
29. Y dijo Dios: He aquí os he dado toda hierba que hace simiente, que está sobre la faz de toda la tierra; y todo árbol en que hay fruto de árbol que haga simiente, os serán para comer.
30. Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se mueve sobre la tierra, en que hay ánima viviente, toda verdura de hierba verde les será para comer; y fue así.
31. Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Génesis 2:1-25
1. Y fueron acabados los cielos y la tierra, y todo su ornamento.
2. Y acabó Dios en el día séptimo su obra que hizo, y reposó el día séptimo de toda su obra que había hecho.
3. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda su obra que había creado Dios en perfección.
4. Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que el SEÑOR Dios hizo la tierra y los cielos,
5. y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque el SEÑOR Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni aun había hombre para que labrase la tierra;
6. Y un vapor subía de la tierra, que regaba toda la faz de la tierra.
7. Formó, pues, El SEÑOR Dios al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente.
8. Y había plantado el SEÑOR Dios un huerto en Edén al oriente, y puso allí al hombre que formó.
9. Había también hecho producir el SEÑOR Dios de la tierra todo árbol deseable a la vista, y bueno para comer, y el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.
10. Y salía un río de Edén para regar el huerto, y de allí se repartía en cuatro cabezas.
11. El nombre del uno era Pisón; éste es el que cerca toda la tierra de Havila, donde hay oro;
12. y el oro de aquella tierra es bueno; hay allí también bedelio y piedra cornerina.
13. El nombre del segundo río es Gihón; éste es el que cerca toda la tierra de Etiopía.
14. Y el nombre del tercer río es Hidekel; éste es el que va hacia el oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eufrates.
15. Tomó, pues, el SEÑOR Dios al hombre, y le puso en el huerto de Edén, para que lo labrase y lo guardase.
16. Y mandó el SEÑOR Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto comerás;
17. mas del árbol de la ciencia del bien y del mal, no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás.
18. Y dijo el SEÑOR Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda que esté delante de él.
19. Formó, pues, el SEÑOR Dios de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán, para que viese cómo les había de llamar; y todo lo que Adán llamó al alma viviente, es ese su nombre.
20. Y puso Adán nombres a toda bestia y ave de los cielos, y a todo animal del campo; mas para Adán no halló ayuda que estuviese delante de él.
21. Y el SEÑOR Dios hizo caer sueño sobre el hombre, y se adormeció; entonces tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar;
22. y edificó el SEÑOR Dios la costilla que tomó del hombre, en mujer, y la trajo al hombre.
23. Y dijo el hombre: Esta vez, hueso de mis huesos, y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del Varón fue tomada.
24. Por tanto, el varón dejará a su padre y a su madre, y se allegará a su mujer, y serán por una carne.
25. Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.

Salmos 1:1-6
1. Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni se sentó en silla de burladores;
2. antes en la ley del SEÑOR es su voluntad, y en su ley pensará de día y de noche.
3. Y será como el árbol plantado junto a arroyos de aguas, que da su fruto en su tiempo; y su hoja no cae, y todo lo que hace, prosperará.
4. No así los malos, sino como el tamo que arrebata el viento.
5. Por tanto no se levantarán los malos en el juicio; ni los pecadores en la congregación de los justos.
6. Porque el SEÑOR conoce el camino de los justos; y el camino de los malos se perderá.

Proverbios 1:1-7
1. Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel:
2. Para conocer sabiduría y castigo; para entender las razones prudentes;
3. para recibir el castigo de prudencia, justicia, juicio y equidad;
4. para dar prudencia a los simples, y a los jóvenes inteligencia y consejo.
5. Si el sabio los oyere, aumentará la doctrina; y el entendido adquirirá consejo;
6. para entender parábola y declaración; palabras de sabios, y sus enigmas.
7. El principio del conocimiento es el temor del SEÑOR; los locos despreciaron la sabiduría y el castigo.

Mateo 1:1-25
1. Libro de la generación de Jesús, el Cristo, hijo de David, hijo de Abraham.
2. Abraham engendró a Isaac; e Isaac engendró a Jacob; y Jacob engendró a Judá y a sus hermanos.
3. Y Judá engendró de Tamar a Fares y a Zara; y Fares engendró a Esrom; y Esrom engendró a Aram.
4. Y Aram engendró a Aminadab; y Aminadab engendró a Naasón; y Naasón engendró a Salmón.
5. Y Salmón engendró de Rahab a Booz, y Booz engendró de Rut a Obed y Obed engendró a Jessé.
6. Y Jessé engendró al rey David; y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías:
7. Y Salomón engendró a Roboam; y Roboam engendró a Abías; y Abías engendró a Asa.
8. Y Asa engendró a Josafat; y Josafat engendró a Joram; y Joram engendró a Uzías.
9. Y Uzías engendró a Jotam; y Jotam engendró a Acaz; y Acaz engendró a Ezequías.
10. Y Ezequías engendró a Manasés; y Manasés engendró a Amón; y Amón engendró a Josías.
11. Y Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, en el tiempo de la transmigración de Babilonia.
12. Y después de la transmigración de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel; y Salatiel engendró a Zorobabel.
13. Y Zorobabel engendró a Abiud; y Abiud engendró a Eliaquim; y Eliaquim engendró a Azor.
14. Y Azor engendró a Sadoc; y Sadoc engendró a Aquim; y Aquim engendró a Eliud.
15. Y Eliud engendró a Eleazar; y Eleazar engendró a Matán; y Matán engendró a Jacob.
16. Y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, el cual es llamado Cristo.
17. De manera que todas las generaciones desde Abraham hasta David son catorce generaciones; y desde David hasta la transmigración de Babilonia, catorce generaciones; y desde la transmigración de Babilonia hasta el Cristo, catorce generaciones.
18. Y el nacimiento de Jesús, el Cristo, fue así: Que siendo María su madre desposada con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.
19. Y José su marido, como era justo, y no queriendo infamarla, quiso dejarla secretamente.
20. Y pensando él en esto, he aquí el ángel del Señor se le aparece en sueños, diciendo: José, hijo de David, no temas de recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.
21. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESUS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.
22. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo que fue dicho por el Señor, por el profeta que dijo:
23. He aquí una Virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emmanuel, que es, si lo declaras: Dios con nosotros.
24. Y siendo despertado José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer.
25. Y no la conoció hasta que dio a luz a su hijo Primogénito; y llamó su nombre JESUS.